martes, 26 marzo, 2019 | 6:13
Noticias Destacadas

Vergüenza ajena

Por Ariel Miguel Colantuono.

Cada vez no quedan mas duda de quien se llevó los pasajes de colectivos… por más que se intente tapar el sol con las manos o se quiera culpar a la prensa de las malas decisiones personales ya no basta.

Realmente cuesta escribir esta columna y poner a consideración del lector un calificativo adecuado para este asunto de por sí espinoso y triste. Pareciera que la política en general, pero en el FPV-PJ en particular, últimamente no ganan ni para sustos.

Al ya famoso asunto del “Carne para todos” pareciera que se le agrega “El viaje para pocos”… Realmente estos nuevos “militantes” que ostentan cargos públicos están cada semana mostrándonos una faceta por cierto novedosa de la tal anunciada nueva forma de hacer política.

Lo mas incómodo de este problema, es que con su actitud o comportamiento le están haciendo un flaco favor al futuro y a la suerte política del PJ local. Uno podría argumentar que el Intedente interino Gustavo Bevilacqua “hace lo que puede, con lo que tiene”, pero esto no basta si desde el Concejo Deliberante y mas aún, desde sus propias filas todos los días se desayuna con otra mala noticia.

El tema del pasaje muestra la poca propensión a llevar adelante un cargo público con las responsabilidades del caso, sin olvidar que para el cargo de Concejal el mismo es elegido por un período de 4 años y con un sueldo de acuerdo a la web de la Municipalidad de Bahía Blanca que ronda los $ 20,566 pesos que salen de los impuestos pagados por todos lo ciudadanos. Por esta razón y por otras de conocimiento público es que “los funcionarios están obligados a administrar de la forma mas eficiente el dinero de los contribuyentes” pero de ahí a que se utilice esto para su beneficio: es triste, deplorable y vergonzoso.

La pregunta que queda girando en el aire… ¿Con qué necesidad un Concejal necesita recurrir a pasajes para personas necesitadas o empleados hospitalarios con el sueldo que ostenta?

Aún mas triste es defender lo indefendible, un jefe político debe cuidar su espacio y no permitir que sus colaboradores hagan lo que no es debido; y solicitarle a la persona investigada que pida licencia, se presente ante la Justicia para aclarar la situación y no salir en los medios a defender a una concejal que hasta el Fiscal Oscar Bautista Duizeide tiene al día de hoy: 127 fojas con abundante documentación de los viajes; con este proceder se cuida el “espacio político”. De cintura política, mejor no hablemos.

Es de esperar que todo quede en la nada como siempre sucede en nuestro país o que verdaderamente esta nueva impronta de no permitir actos de corrupción que lleva adelante el Intendente interino no caiga en saco roto. Que los ciudadanos comunes no sintamos  Verguenza Ajena y sea el comienzo de una nueva y renovada política, donde los jóvenes demuestren su capacidad de gobernar desde la humildad, el compromiso y la honestidad y no desde un BlackBerry en Twitter.

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com