martes, 13 noviembre, 2018 | 22:08
Noticias Destacadas

Se hunde un destructor de la Armada en Puerto Belgrano

Un destructor de la Armada fuera de servicio, escorado sobre una banda y sostenido por dos pesqueros, se hundía esta tarde en el muelle sur de la dársena de la Base Naval Puerto Belgrano de Punta Alta, Bahía Blanca.

Crèdito Foto: DyN

Crèdito Foto: DyN

Se trata del destructor ARA Santísima Trinidad, que -tras una destacada participación en la Guerra de Malvinas- dejó de navegar en 1989, buque que anoche sufrió la rotura de una válvula de seis pulgadas y provocó el hundimiento de varios compartimientos.

La página web del diario de Bahía Blanca La Nueva Provincia informó que ante el ingreso de agua, el destructor quedó apoyado sobre otros barcos en su banda de babor.

Debajo del Santísima Trinidad, que tenía una inclinación de más de 50 grados, quedaron en primera instancia cuatro buques pesqueros, dos de los cuáles pudieron ser retirados esta mañana por la acción de una grúa.

Según informó la Armada en un comunicado, “ante la cantidad de agua embarcada que superó la capacidad de las bombas de achique, seprocedió a retirar al personal que se encontraba trabajando y a los buques próximos que se encontraban amadrinados junto a él en la espera que la embarcación toque fondo con la baja (de la marea) y de esta manera poder trabajar con mayor seguridad”.

En el olvido. El Santísima Trinidad fue gemelo del ARA Hércules, que sigue operativo y fue construido en Inglaterra en la década del 70; también es de la misma clase de destructores que los británicos HMS Sheffield y HMS Conventry, hundidos durante la guerra de Malvinas.

Con la idea de hacer en su interior un Museo que reflejara su historia, el destructor estaba cumpliendo su misión varado en el muelle como proveedor de repuestos del ARA Hércules, ante el embargo inglés posterior a la guerra.

El buque navegó efectivamente desde 1981 a 1989. En septiembre de 1975, un atentado de Montoneros con una bomba en el muelle del astillero Río Santiago (donde fue ensamblado), provocó el hundimiento parcial de la nave que, por sus averías, tardó cinco años en ser reparada.

Por los esfuerzos del material durante el enfrentamiento bélico con Gran Bretaña, y para algunos por las secuelas del atentado, la nave sufrió averías importantes, que la dejó por el resto de la guerra casi raleada a cargo del patrullaje de aguas poco profundas. En los últimos años, servía como repuesto para el Hércules.

Según la Armada, el destructor fue pasada a la condición de “receso temporario” en 2000 y separado definitivamente del servicio activo en 2004.

Desde esa fecha le fue retirada su tripulación y solamente permanecía a bordouna mínima cantidad de personal de guardia“. Por último, se mencionó que “la situación se encuentra al momento controlada” y se añadió que se va a preoceder a efectuar “las tareas tendientes a llevar al buque a sus condiciones normales de flotabilidad”, informó DyN.

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com