martes, 16 octubre, 2018 | 22:23
Noticias Destacadas

Por uno u otro camino, el kirchnerismo redobla la apuesta

por Rosendo Fraga.

rosendo-fragaLa respuesta del gobierno frente a las crecientes dificultades es la radicalización ideológica, como lo evidencia la visita del Presidente venezolano al país. Maduro ha iniciado sus viajes al exterior primero visitando Cuba como prioridad y luego Brasil, Uruguay y Argentina. En este último país presidió junto con la Presidenta un acto oficialista para festejar la sanción definitiva del proyecto más controvertido de la reforma judicial, el que modifica el Consejo de la Magistratura. El acto fue realizado por Unidos y Organizados (UYO), la estructura política del Cristinismo -versión del Kirchnerismo en el segundo gobierno de Cristina- organizado por La Cámpora en el estadio de All Boys. Este acto fue la preparación del que realizará el 25 de este mes en la Plaza de Mayo, al cumplirse el décimo aniversario de la llegada al poder del Kirchnerismo. El acto tuvo como lema de convocatoria a Kirchner y Chávez como gestores de la Nueva Independencia, seguidos de San Martín y Bolívar. Maduro en su discurso dijo “acá se continua la revolución”. Al mismo tiempo La Cámpora, que gana posiciones en organismos clave como la Comisión Nacional de Valores (CNV), la Inspección General de Justicia (IGJ), la Unidad de Investigación Financiera (UIF) y la Agencia Federal de Ingresos Públicos (AFIP) -instrumentos eficaces para someter adversarios-, propone crear centros de estudiantes en todos los colegios secundarios y fusionar los fueros penal, económico y tributario creando una sala más, para designar nuevos jueces y camaristas en un ámbito judicial clave.

Las denuncias de corrupción realizadas por el periodista Jorge Lanata desde el Canal 13 -del Grupo Clarín- aparece como el conflicto político más relevante en lo inmediato. Durante cuatro domingos sucesivos las denuncias han ido adquiriendo mayor amplitud y verosimilitud, al mismo tiempo que las caras e imágenes han llevado el tema corrupción a la opinión pública masiva por primera vez en los diez años del Kirchnerismo en el poder. Como respuesta, el oficialismo redobla la apuesta contra el Grupo Clarín en particular y los medios privados en general. El proyecto presentado para estatizar la cuarta parte de la empresa Papel Prensa, con lo cual el estado pasaría a tener la mayoría, forma parte de esta respuesta que coincide con acciones de hostigamiento, como el tiroteo contra la empresa Cablevisión, la reiteración de denuncias contra directivos del Grupo Clarín por actividades financieras en causas ya cerradas y los allanamientos de la AFIP a periodistas del canal de noticias del dicho Grupo (TN). La posibilidad de que el oficialismo intervenga el Grupo, usando para ello las nuevas facultades de la CNV, está abierta. Al mismo tiempo, dada la caída del consumo en los supermercados, el gobierno ha flexibilizado el cepo publicitario, pero excluyendo solo a los medios opositores (Clarín, La Nación y Perfil), donde de hecho no permite publicitar a los supermercados.

En este marco, el conflicto judicial aparece como el ámbito decisivo para el Kirchnerismo en los próximos meses. En el caso que la justicia trabe la reforma judicial -lo que puede suceder rápidamente si no permite la elección de los candidatos para el Consejo de la Magistratura en las primarias- y no entra en vigencia la reforma que permite iniciar procesos para remover jueces con mayoría de un voto y aunque se mantienen los dos tercios para hacerlo. El oficialismo ya ha planteado el Plan B, que es el aumento de la cantidad de miembros de la Suprema Corte, que para el integrante de ella más cercano al gobierno (Zaffaroni) debería ser de 7 a 19. Para ello hace falta sólo mayoría simple en el Congreso, como las logradas por el oficialismo para el acuerdo con Irán y la reforma judicial. Si bien para designar nuevos integrantes de la Corte hacen falta dos tercios de los senadores presentes, los subrogantes que pueden sustituirlos -de acuerdo a la doctrina que sostiene el Ejecutivo- se designan por simple mayoría. Es lo que sucedió la semana pasada con los 21 subrogantes designados para la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia, donde llegan en apelación las causas de Santa Cruz. De ellos 18 tienen antecedentes de haber trabajado con el Kirchnerismo, e incluso tres han sido abogados de Lázaro Báez. El Senado los designó por 40 a 25. La Presidenta en persona preside esta semana en la Universidad de La Matanza un acto en apoyo de la reforma judicial, ratificando su compromiso político con ella.

En los próximos días, la convocatoria a elecciones primarias y la sanción de los proyectos de blanqueo son cuestiones relevantes. La convocatoria, que se firmará al comenzar la semana, prevé las primarias el domingo 11 de agosto y las elecciones el domingo 27 de octubre, día en que se conmemora el tercer aniversario de la muerte de Néstor Kirchner. Tanto la fecha de las elecciones como la decisión de la Presidenta de proyectar la película original sobre la vida de Néstor Kirchner -que no llegó a ser estrenada por decisión del gobierno-, forman parte de la ofensiva del oficialismo para recuperar la iniciativa política. Faltan tres meses para las primarias y cinco y medio para las elecciones, pero falta sólo uno para la oficialización de las alianzas electorales. Ello implica que en sólo días se tengan que definir cuestiones como quién será el primer candidato ha diputado del FPV en la provincia de Buenos Aires o si el intendente de Tigre, Sergio Massa, se presenta o no como candidato en estas elecciones. En cuanto al blanqueo, políticamente parece más una iniciativa tendiente a resolver problemas derivados de los casos de corrupción que a dominar el mercado del dólar paralelo. La intención del Ejecutivo es que el Senado lo sancione el 22 de mayo y que la Cámara de Diputados lo haga entre fines de mayo y comienzos de junio. Lo probable es que el oficialismo lo logre sin problemas en el Senado, pero en la Cámara de Diputados su mayoría es cada vez más estrecha. Un año atrás contaba con 142 diputados entre el FPV y los aliados; hoy tiene 130 -el quórum para sesionar es de 129-: 112 del FPV y 12 aliados. Es acá donde puede tener alguna dificultad.

En conclusión: la respuesta política del oficialismo frente a las crecientes dificultades es la radicalización ideológica y en concreto acentuar la dirección hacia el modelo venezolano; las denuncias de corrupción en la televisión abierta son su problema político inmediato más importante, sin que puedan descartarse medidas extremas como la intervención al Grupo Clarín; en este marco, los proyectos para alinear la Justicia con el Ejecutivo adquieren importancia tanto ideológica como política en los meses que restan hasta las elecciones y por la convocatoria a elecciones primarias obligatorias, el 12 de junio deben quedar definidas las alianzas, mientras que el blanqueo sería sancionado entre fines de mayo y comienzos de junio.

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com