sábado, 24 agosto, 2019 | 14:56
Noticias Destacadas

Nada para declarar: Cuando los funcionarios no dan explicaciones por sus actos

Por Ariel Colantuono

Por Ariel Colantuono.

En los últimos días hemos escuchado un sinnúmero de versiones sobre el eventual destino del actual Intendente municipal sin tener precisiones sobre el mismo, mas allá de los desmentidos o rumores que permanentemente se filtran de los mas diversos y variados medios de comunicación la pregunta sigue en el aire: ¿Qué hay de real en todo esto?

Tal vez sea una pregunta por el momento sin respuesta pero intentemos dilucidar en parte esta cuestión:

El ofrecimiento de hecho existió y existe. La última reunión de Cristina con Scioli fue concluyente pero no excluyente, ya que si bien la presidenta puso reparos en la eventual designación de Breitenstein como Ministro de la Producción (debido a su negativa de plegarse a las testimoniales de Kirchner y del mismo Scioli en el 2009) no existiría inconveniente del actual Gobernador para nombrarlo en tal función.

Pero el tema toma ribetes novelescos por el simple de hecho de la falta de algo fundamental y esencial en la comunicación política: confirmar o desmentir el hecho. De nada costaba comunicarse con prensa del municipio, y aunque sea, en un escueto comunicado confirmar o desmentir lo que verdaderamente está ocurriendo.

La verdad a esta altura de los acontecimientos es bien sabida por muchos y ocultada por otros: al Intendente no le interesa informar ni adelantar nada de lo que hace o va hacer.
Primero ante todo es una persona pública, elegida democráticamente por el 44 % de la población de nuestra ciudad que sufragó este último 23 de Octubre, pero debido a su función o cargo, es que se debe no solo a las personas que confiaron en él con su votos, sino también al otro 56 % que no lo votó. Por este motivo, todo funcionario público debe como mínimo dar explicaciones de sus actos.

Acá no se debate que explicaciones deba dar de su ámbito privado, como pregona nuestra Constitución Nacional en su artículo Art. 19 pero si debe decir que piensa hacer como funcionario público: ¿Acepta el cargo en el Ministerio de Scioli, pide licencia, renuncia?. No se puede supeditar una decisión a que le conviene mejor a los bahienses como dijo en alguna que otra aparición radial o televisiva.

Un funcionario público que goza de un sueldo que es pagado por nosotros diariamente a través de los impuestos, debe rendir cuentas de lo que hace con su actividad pública, ya que no solo se debe como dijimos anteriormente a su electorado, sino a toda la ciudadanía.

Sería muy complejo seguir analizando sobre lo que debe o no hacer, pero el Intendente debe analizar muy seriamente que pasos tomar y que es lo más importante para Bahía Blanca; pero ante todo tiene que sopesar que fue elegido para una responsabilidad que es seguir gobernando nuestra ciudad por 4 años más.

Los Bahienses lamentablemente estamos acostumbrados a que ningún funcionario dé respuestas por sus actividades públicas y después acordarnos tarde del error que pudimos haber evitado.

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com