viernes, 20 septiembre, 2019 | 13:25
Noticias Destacadas

Monseñor Mario Poli es el nuevo cardenal argentino designado por Francisco

El Papa nombra a 19 miembros que integrarán el Colegio cardenalicio, uno de ellos su sucesor en el arzobispado de Buenos Aires. Participa de la ceremonia Benedicto XVI.

El papa Francisco nombre Cardenal a monseñor Mario Aurelio Poli. Crédito: Reuters

El papa Francisco nombre Cardenal a monseñor Mario Aurelio Poli. Crédito: Reuters

En el primer consistorio de su pontificado, el papa Francisco “crea” a 19 nuevos cardenales, cinco de los cuales son latinoamericanos, entre los que se encuentra el argentino Mario Poli, sucesor de Jorge Bergoglio en el arzobispado de Buenos Aires. Fue nombrado en su nuevo cargo a las 7:46 (hora argentina).

Los nuevos purpurados están recibiendo de manos del Papa argentino el anillo y el capelo cardenalicio, en una ceremonia austera en el interior de la basílica San Pedro.

En representación del gobierno argentino, participan de la celebración el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, y el embajador argentino ante la Santa Sede, Juan Pablo Cafiero.

De los nuevos cardenales nombrados por Francisco, tres de ellos superan los 80 años, y, por lo tanto, no serán electores en el caso de celebración de un cónclave, pero el resto podrá participar en la elección de un nuevo pontífice en el caso de que el anterior muera o renuncie.

Los nuevos cardenales son los recién nombrados por Francisco en el seno de la curia: el secretario de Estado, Pietro Parolin; el secretario general del Sínodo de los obispos, Lorenzo Baldisseri, y el prefecto de la Congregación para el Clero, Beniamino Stella.

También recibe el capelo cardenalicio el prefecto para la Congregación para la Doctrina de la Fe, Gerhard Ludwig Müller.

Los arzobispos que también se convierten en cardenales son el de Westminster (Gran Bretaña), Gerard Nichols; el de Québec (Canadá), Gérald Cyprien Lacroix, y de Abiyán (Costa de Marfil), Jean-Pierre Kutwa.

De Latinoamérica son el arzobispo de Managua (Nicaragua), Leopoldo José Brenes Solórzano; el de Río de Janeiro (Brasil), Orani João Tempesta, el de Santiago de Chile, Ricardo Ezzati
Andrello, y el argentino Poli.

Otros cardenales serán el arzobispo de Perugia (Italia), Gualtiero Bassetti, de Seúl (Corea del Sur), Andrew Yeom Soo jung; de Ouagadougou (Burkina Faso), Philippe Nakellentuba Ouédraogo; de
Cotabato (Filipinas), Orlando Quevedo; y de Les Cayes (Haití), Chibly Langlois.

El Papa también incluye en el colegio cardenalicio a tres arzobispos eméritos que superan los 80 años y por tanto no podrán participar en el próximo cónclave: el arzobispo italiano Loris Francesco Capovilla y el arzobispo emérito de Castries en la isla de Santa Lucía, Kelvin Edward Felix.

Entre estos también se encuentra el español Fernando Sebastián Aguilar, de 85 años, arzobispo emérito de Pamplona y Tudela.

La ceremonia, cuyo inicio fue para las 11 (hora de Roma), incluye la lectura de la fórmula de creación de cardenales por parte de Francisco, quien proclama a los 19 nuevos purpurados.

De a uno, los nuevos purpurados se acercan al Papa y se arrodillan ante él, quien les pone el birrete rojo en sus cabezas mientras pronuncia las tradicionales palabras destinadas a su nombramiento, y les entrega el anillo cardenalicio y la “Bula de Creación de Cardenales”.

El domingo, Francisco concelebrará la misa con los nuevos cardenales, quienes a su vez oficiarán una Eucaristía en cada una de sus nuevas iglesias romanas en los días siguientes.

Por su parte, el Papa emérito Benedicto XVI asiste este sábado a la ceremonia de proclamación en la basílica de San Pedro del Vaticano. Es la primera vez que el pontífice alemán, que renunció en febrero del año pasado, asiste a una ceremonia pública presidida por el Papa argentino.

Joseph Ratzinger, vestido con un abrigo blanco sobre sotana del mismo color y con el solideo blanco, se ha situado en la primera fila, al lado de los puestos de los miembros del Colegio cardenalicio.

El Papa emérito ha sido saludado “con afecto y veneración” por el nuevo cardenal y Secretario de Estado, Pietro Parolin.

El próximo día 28 de febrero se cumple un año de la renuncia de Benedicto XVI al pontificado y desde entonces vive en el convento Matter Eclesiae junto a su fiel secretario y discípulo, el arzobispo Georg Ganswein, y las cuatro laicas consagradas de la comunidad “Memores Domini” que se ocupan de su aposento, de su correspondencia y de recibir sus escasas y discretas visitas.

El Papa emérito que lleva “una vida oculta al mundo” se ha encontrado cuatro veces con Francisco “oficialmente”, por lo que su presencia hoy en Basílica de San Pedro ha resultado la gran sorpresa de la ceremonia de la nombramiento de cardenales.

Fuente: Agencias

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com