domingo, 21 julio, 2019 | 1:26
Noticias Destacadas

Massa en Bahía Blanca y un mimo que hizo volar varias boinas

por Gabriel Bermúdez.

cabiron-massa-bordeau

Durante su recorrida por la 129ª Exposición Rural de Villa Bordeu del sábado, Sergio Massa recibió mucho calor humano. Y también calor animal. “¡Va ganando sin fusta!” lo entusiasmó el cabañero Juan Luis Bartel, parado junto a un corral donde pastaba un toro Shorthorn de la cabaña Tres Hojas. “Primero hay que contar los votos” lo tranquilizó el candidato que no se negó a ninguna foto, muchos menos con las numerosas mujeres, desde adolescentes a señoras y algunas promotoras, que lo frenaron para posar. “Esto me puede costar el divorcio” comentó mirando a cámara como lo muestran los afiches, siempre sonriente. Dejó a pocos (y pocas) con las ganas, como a ese rubiecito de no más de 10 años que montado en un potrillo del sector de Equinoterapia lo invitaba insistentemente a montar. “¡Dale, Massa, subíte!” le gritó dos veces, pero no hubo caso; el candidato no quiso evocar su años de juventud en los que los fines de semana montaba caballos en Cardales, según confió. Apelando a Perón (justo un día después de que Cristina Fernández recordara otra frase del General, aquella de que “todos son peronistas”), el líder del Frente Renovador se escudó en su vestimenta (saco, camisa, jeans y botas bajas de gamuza) para excusarse de montar con un “hay una sola cosa de la que no se vuelve, el ridículo“. Sin embargo, no le pareció que entrara en ese categoría, que una pequeña iguana se posara sobre su hombro derecho, durante algunos pocos segundos, que igual le deben haber parecido una eternidad. Siempre de la mano de Roberto Lavagna (“un hombre de la casa” como lo definió el presidente de la Sociedad Rural bahiense), saludó a peones rurales (“estos votan al Momo Venegas” le advirtió una mujer y Massa retrucó “vamos a tratar de convencerlos“), le destinó unos minutos a cinco jóvenes del Ateneo Rural de Carbap, con quienes se sentó a matear y compartir impresiones sobre la realidad y el futuro del campo. En materia de economía, el candidato se definió “como alguien que aporta solo una mirada. Hay que preguntarle a los que saben cómo Roberto y como Miguel Peirano (otro ex ministro de Economía) que está por ahí”, tiró sin percatarse de que su primer candidato a concejal, Julián Lemos, que lo siguió siempre de cerca, también es economista. Pero ese “olvido”, lejos estuvo de amargarle la jornada al edil que busca la reelección y que anoche estrenó spots en las tandas de Jorge Lanata por Canal 7. Todo lo contrario y casi como una reivindicación propia, Lemos fue el que más disfrutó con el abrazo y el cariño que recibió Massa en medio de su recorrida por los pabellones de la Rural, de parte del portador de otro apellido con mucha historia en el radicalismo bahiense. Después de un efusivo intercambio de saludos y todavía con las manos del candidato sobre sus hombros, Juan Carlos Cabirón despidió al tigrense con una palmada en el rostro y un “a ver si nos das una alegría“.

La frase, aún más que el viento, voló más de una boina de los varios radicales (y ex radicales) que en una de las entradas al predio rural, entregaban volantes, invitando a llevar (ó a mantener, mejor dicho) una voz bahiense en el Congreso, la del diputado nacional Juan Pedro Tunessi. Alguno, con maldad, evocó aquel mote ochentista de “brújula descompuesta” para describir al gesto de Cabirón.

Casi tan contento como a Lemos por el impacto del mimo que el dos veces intendente y ex diputado nacional le dispensó a Massa, se lo vió al hombre de atrás, ese eterno Salieri de la política bahiense (que lo sufrió en carne propia a Cabirón) y parece condenado a festejar las alegrías políticas de otros, como Dámaso Larraburu, el principal armador del Frente Renovador en la Sexta.

En la recorrida por los más que centenarios galpones de la Rural bahiense, Massa charló al aire junto a Lavagna por una radio, pasó de largo por otra y entre mate y mate, habló de inflación, inseguridad y hasta de fútbol. “Esos nos son hinchas, son delincuentes” disparó cuando surgió el tema de la suspensión del partido de Independiente por la presencia intimidante de los barrabravas. “El sistema del AFA Plus es muy buen proyecto y hay que ponerlo en marcha” remarcó el intendente de Tigre que, al estilo Mirtha Legrand, se atribuyó buen karma para el clima. “Vine tres veces a Bahía Blanca y las tres hubo sol”. Quien escribe le recordó que en una de esas visitas, hace unos tres años, se saludó en el estadio Roberto Carminatti, durante el entretiempo de un partido entre Olimpo y Tigre, con el por entonces colega e intendente en funciones Cristian Breitenstein. Massa sonrió y lanzó un irónico “hay que saber elegir“. Cuando le pregunté si hacía mucho tiempo que no se veían respondió que sí. “Y… él viaja mucho…” le acoté. Mantuvo la sonrisa, aunque pareció que fue Lemos el que disfrutó más de la chanza (o acaso seguía exultante por el abrazo con Cabirón).

Tras su recorrida por la Rural, Massa y su comitiva enfilaron hacia Ingeniero White, pero antes hubo tiempo para otra pregunta más, la del estribo, en homenaje al ambiente campero de la jornada. “Esta noche (por el sábado), a las 20 ¿qué va a ver? ¿San Lorenzo-Tigre ó la segunda parte de la entrevista a Cristina Fernández (donde la presidenta iba a hablar de él) con Jorge Rial que se adelantó un día? Massa volvió a sonreir y dijo sin dudar: “¡No! Yo, San Lorenzo-Tigre, claro”. Tan mal no terminó el día. Si hasta casi nos ganan…

Gabriel Bermúdez es el Editor Responsable del sitio Solo Local

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com