martes, 19 junio, 2018 | 22:56
Noticias Destacadas

Lo que hay que saber antes de salir a la ruta en auto


El que se olvidó la partida de nacimiento del hijo y no pudo cruzar el charco; el que a último momento tuvo que buscar a alguien que le cuide el perro porque no tenía los papeles para sacarlo del país; el que se quedó a mitad de camino con el auto por no perder dos minutos en revisar el agua y el aceite; el que recibió una multa por no llevar, nada más y nada menos, que el matafuego.

Foto: Archivo

Las anécdotas son innumerables y todos conocen a alguien que las vivió. Pero, ¿hay una clave para no ser ese alguien? Lo imprevisible seguirá siendo imprevisible, pero muchos inconvenientes se pueden evitar si se toma el tiempo suficiente para revisar algunos aspectos.

Habrá que empezar con lo más aburrido: la documentación. Para el viaje en auto se requiere la cédula verde, la licencia de conducir de quienes van a manejar, comprobante para la acreditación del seguro vigente y las tres últimas patentes pagas -los controles de ARBA van a estar por todos lados-. Y, en caso de que el auto esté a nombre de otro, la cédula azul, que se reconoce válida en Uruguay, pero no en Brasil.

Además, todos los autos a excepción de los radicados en Capital deberán tener la oblea de la VTV (Verificación Técnica Vehicular) que tiene una vigencia de un año. Y por qué no pensarlo así: haciendo la VTV no sólo se cumple con la ley sino que puede ahorrarse una visita de rutina al mecánico. Ahí le revisarán desde el tren delantero, hasta las luces y los frenos. Todo. Eso sí: de haber algún inconveniente no podrá evitar al mecánico para obtener la oblea. Igualmente el Automóvil Club Argentino (ACA) recomienda echarle una mirada al agua y el aceite, verificar cubiertas, el estado de los frenos y las luces.

Y no olvidar que la ley de tránsito exige el triángulo reflectivo y el matafuego. “Lo que no es real es la necesidad de llevar una bolsa mortuoria en el vehículo”, apunta Ernesto Arriaga, vocero de Vialidad Nacional, en referencia a uno de los originales trucos recaudadores que pueden toparse en la ruta.

Así como hay consejos antes de empezar el viaje, Arriaga menciona que hay muchos otros por tener en cuenta durante el viaje como descansar cinco minutos cada dos horas para regularizar el sistema sanguíneo, comer liviano e ingerir mucho líquido, que los niños menores de doce años y las mascotas vayan en el asiento trasero debidamente sujetados (cinturón de seguridad para los chicos, un arnés para los animales) y escuchar música a un volumen bajo. El horario no es un dato menor, y menos en temporada alta: en lo posible, evitar la franja de 8 a 10 de la mañana.

Respecto del equipaje, desde el ACA dijeron que dentro del vehículo debe estar todo asegurado ya que cualquier elemento suelto puede convertirse en un proyectil. Y si se opta por llevarlo fuera, en un portaequipaje rígido, debe verificarse que tanto el tipo de cierre como los soportes del techo sean seguros. Y por favor: no ocupar la luneta. Los espejos laterales no cubren toda la visión y son auxiliares al retrovisor interno. Los papeles de las personas para salir del país pueden consultarse por Internet.

VIAJAR CON CHICOS

“Mamá, papá, ¿cuánto falta?” Y al rato de nuevo: “¿Falta mucho para llegar?” Y así una y otra vez. Porque no importa el destino que se elija, ni la cantidad de kilómetros ni las horas que pueda demandar el viaje arriba del auto: tarde o temprano esta frase se va a escuchar.

Tal vez no sea posible eliminarla del itinerario vacacional, pero al menos existe un amplio abanico de juegos, pasatiempos o tecnologías para que a los chicos se les haga más llevadero el viaje. Y, en consecuencia, a los padres.

El viaje, parte de las vacaciones

Alguien podría decir que la solución a esos problemas es una Play Station Portatil. En estos dispositivos pueden verse películas y escuchar música, además de conectarse Wi-Fi para chatear o partidas multijugador. El único inconveniente puede ser el precio: cuesta 3529 pesos.

Otra opción que es más accesible y, a su vez, más grupal, es el DVD. Acá hay dos posibilidades: puede instalarse uno dentro del auto, tanto en el techo como en los apoya cabezas o llevar uno portátil. Pero también existen otras salidas más económicas, como lo pueden ser los libros para jugar en el auto. Juego para viajes, de John Mc Williams, que cuesta 125 pesos.

Para quien no quiera gastar, estos son algunos de los juegos de los que puede echarse mano: el de las patentes, en que uno de los jugadores piensa un número del 0 al 9 y el resto lo busca en el último número de las patentes de los autos que van pasando; o armar la frase, donde alguien arranca con una palabra, el siguiente la repite agregándole otra para ir armando una frase, y así hasta que uno de los jugadores ya no se la acuerde; o adivinar un personaje con preguntas para responder con un sí o no tal como se hacía en el programa Justo a Tiempo , y donde más de un televidente ha tapado la pantalla para unirse al juego.

Y si no, siempre van a estar los clásicos como el veo veo o los libros para pintar.

Fuente: La Nación.

Comentá esta nota

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com