martes, 25 septiembre, 2018 | 0:18
Noticias Destacadas

Legisladores burlaron el tope del Gobierno y se aumentaron los sueldos un 21,8 por ciento

Como los sindicatos, a los diputados y senadores tampoco los conformó el techo del 20% que ordenó la Casa Rosada para las paritarias. En 2012, se habían duplicado las dietas. Ahora, el sueldo es de unos $ 36 mil más los ingresos extras.

camaradediputados

Los diputados y senadores nacionales reciben desde enero un aumento de 21,8% en sus dietas, por lo que ahora reciben 36.382 pesos mensuales, a los que se deben sumar otros 10.000 pesos por mes por gastos de representación, según informó La Nación

Las autoridades parlamentarias aclararon que el aumento es producto del acuerdo paritario que se alcanzó en marzo del año pasado con los gremios legislativos. El incremento se aplicó automáticamente para los empleados, pero se postergó para diputados y senadores hasta el 1° de enero de este año.

La razón de ese diferimiento en el pago fue que a principios del año pasado el presidente del Senado, Amado Boudou, y el de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, habían duplicado los ingresos de los legisladores nacionales, que treparon a casi 40.000 pesos mensuales. El fuerte descontento social que provocó esa medida inhibió a Boudou y a Domínguez de aplicar, ese mismo año, el aumento del 21,8% del acuerdo paritario en las dietas.

Cada legislador recibe desde enero una suba de $ 6500 en promedio en sus dietas. Esto lleva a un ingreso de bolsillo de $ 46.382 mensuales, sumados los gastos de representación. A esta suma se le deben agregar el plus por desarraigo que perciben aquellos que viven en el interior del país y los 40 tramos terrestres y aéreos que reciben por mes, los cuales pueden ser canjeados por dinero en efectivo si no se utilizan. Cada tramo terrestre cuesta 220 pesos, mientras que el aéreo, 530 pesos.

La cuestión de las dietas ha sido desde siempre un tema tabú en el Congreso. Sabedores de que cualquier alza en sus ingresos es motivo de polémica pública, los legisladores aceptaron opinar, pero en estricto off the record. “Se trata de un aumento diferido; si se lo compara, el 21,8% es inferior al promedio del 24% que se otorgó a los otros gremios el año pasado. Además, los legisladores pagan la máxima escala por el impuesto a las ganancias (35%) y no se instrumentó ninguna suba en los demás conceptos, como pasajes y desarraigo”, enfatizó una fuente oficialista.

En la oposición también se justificó la suba. “Era previsible; se había acordado el año pasado. Pero todo lo que recibimos de aumento se lo «come» el impuesto a las ganancias”, se quejó un diputado de la UCR.

Este último aumento en las dietas ya se veía venir desde el año pasado. Cuando se resolvió duplicar las dietas legislativas, Boudou y Domínguez establecieron por resolución que el ingreso mensual de los legisladores debía ser un 20% superior al del director de máxima categoría del Congreso. Así, se garantizó que ningún legislador cobrara menos que un empleado parlamentario. Para preservar esta brecha, era necesario aplicar en las dietas el 21,8% de aumento producto del acuerdo paritario, sostienen.

Esta suba de 21,8% en las dietas promete traer polémica, ya que supera en casi dos puntos el porcentaje con el que el Gobierno aspira a cerrar este año las paritarias. Además, supera por casi 5 puntos el 17% que el Gobierno les ofreció a los docentes nacionales.

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com