domingo, 23 septiembre, 2018 | 13:16
Noticias Destacadas

Las corridas cambiarias se considerarían terrorismo


Primero fueron los llamados del secretario de Comercio pidiendo que los empresarios no compraran dólares, o adelantaran las ventas. Luego, las comunicaciones, también de Guillermo Moreno o de Débora Giorgi, reclamando a las compañías que frenaran los giros de utilidades al exterior. En medio, la AFIP empezó a recorrer la City buscando arbolitos y planteando nuevas exigencias a quien quería comprar divisas. Hace ya un mes, Moreno levantó más el tono de voz, y amenazó a operadores del mercado financiero con mandarlos presos si no bajaban el precio del dólar paralelo. Ahora, en el Gobierno aseguran que cuentan con una ley que les permitiría mandar a la cárcel a quien sea acusado de llevar adelante maniobras con dólares “que afecten la gobernabilidad”: las corridas cambiarias serían consideradas terrorismo .

La interpretación corrió por cuenta del titular de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF), José Sbatella, quien dijo que ese sería el alcance que tendría la ley de control de lavado de dinero y narcotráfico aprobados el jueves por la noche por la Cámara de Diputados, y girados para su tratamiento al Senado. El Gobierno los impulsó para ponerse en línea con los dictados del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), que tiene al país bajo la lupa por el control (o no) del lavado del dinero y de los mecanismos para financiar al terrorismo. Y precisamente sobre este tema, terrorismo, es donde se abre la polémica . En principio, fueron las agrupaciones de izquierda las que plantearon que la ampliación de la definición de terrorismo podía significar una criminalización de la protesta social. Ayer Sbatella lo negó. Pero llevó la definición a otros ámbitos. “Hoy esta ley permitiría caracterizar una corrida de una moneda con ánimo de desestabilizar a un gobierno y voltearlo, como terrorismo , y el financiamiento de esa actividad como financiamiento terrorista ”, dijo el funcionario, en declaraciones a radio El Mundo .

Según ese punto de vista, quien participe de una “corrida” cambiaria, o quien la financie, podría ser entonces catalogado de terrorista y sufrir las penas previstas al respecto, incluyendo la prisión.

Pero Sbatella le dio un contenido aún más político, al señalar que las operaciones de “manipulación de mercado” que afecten “la gobernabilidad” podrían estar contempladas en esa categoría. Dijo que la ley que ya tiene media sanción legislativa “grava con la pena que se caracteriza como terrorismo también a la posibilidad de que la manipulación de mercado y el ataque a la gobernabilidad también se pueda caracterizar como un ataque aterroriza a la población como ha sucedido en otros gobiernos, y también que la figura de terrorismo se aplique a los ataques de mercado y los ataques a la moneda , por ejemplo, que condicionan la gobernabilidad”.

La Presidenta de la Nación ha reiterado en los últimos días, en varias ocasiones, la idea de “me hicieron cinco corridas cambiarias pensando que yo iba a ceder”. En la misma línea de pensamiento de Sbatella, las “corridas” denunciadas por Cristina Kirchner serían operaciones cambiarias que apuntarían a afectar la gobernabilidad, Y por tanto podrían ser consideradas actos de terrorismo.

Claro que el titular de la UIF reconoce que ese ambiguo territorio deberá ser definido por la Justicia . “A mi entender, porque eso quedará a interpretación de los jueces, esta ley permitiría caracterizar una corrida de la moneda con ánimo de desestabilizar un gobierno y voltearlo como terrorismo y el financiamiento de esa actividad, como financiamiento de terrorismo”. En medios empresarios, confiaron en que las definiciones de Sbatella no significaran un nuevo avance contra el sector privado. Aunque no dejaron de recordar el caso de un financista ligado al kirchnerismo que habría sido señalado por funcionarios del Gobierno por haber comprado dólares en el mercado, aún teniendo autorización legal para hacerlo.

En los últimos días, empresarios de distintos sectores no han dejado de señalar las presiones para frenar compras de divisas. Una industria pesada, por caso, no pudo pagar el jueves a un proveedor porque Moreno no le autorizó la compra de dólares para girar. El Gobierno apela a estas restricciones hasta que la liquidación de la cosecha gruesa, en el otoño, vuelva a incrementar la oferta de divisas. Que esa discusión pase a la categoría de ser o no terrorista, claro, es otra cuestión.

Fuente: Clarín Ieco

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com