martes, 16 octubre, 2018 | 21:57
Noticias Destacadas

La roció con alcohol y la prendió fuego

La familia de Romina Palomino (27) denuncia que Marcos, el novio, le pegó brutalmente antes de rociarla con alcohol y prenderla fuego. Está grave en la clínica del Buen Pastor, en Lomas del Mirador. El avance del caso Wanda Taddei y un informe sobre violencia de género.

Un nuevo caso de violencia de género ocurrió en las últimas horas. Los familiares de Romina Palomino acusaron al novio de la joven de 27 años, Marcos Cortez, de haberla golpeado brutalmente, rociarla con alcohol y prenderla fuego. Ella está internada y peleando por su vida en la clínica privada Del Buen Pastor, en Lomas del Mirador.

Según el relato de Gerardo, el padre, el hecho se desencadenó cuando Romina escuchó llegar a su hogar del barrio Independencia a su novio, con quien tiene una hija de un año. El hombre pateó la puerta hasta que ella le abrió, y entonces empezó la golpiza. “La golpeó contra la pared, la arrastró de los pelos hasta la cocina, la roció con alcohol y la prendió fuego”, contó.

Maia, hija de Romina con su pareja anterior de seis años, presenció todo. “Después de quemarla, la llevó a la cama, la tapó con una sábana mientras le gritaba barbaridades, la amenazaba que declarara que se quemó sola”, contó el padre. “La nena salió corriendo a pedir ayuda, pero había poca gente en la calle y nadie hizo nada mientras el infeliz iba hacia la esquina”.

Romina Palomino ya había hecho varias veces la denuncia en la Comisaría de la Mujer por situaciones violentas que había vivido con el hombre y fue al psicólogo en busca de ayuda, pero nunca pudo dejar a su pareja, con quien vivía en un local que usaban de casa, en un barrio humilde de José León Suárez. Marcos Cortez está prófugo y es buscado por la policía.

El caso Wanda Taddei

El tribunal que juzga al ex baterista de Callejeros, Eduardo Vásquez, por el crimen de su esposa, Wanda Taddei, escuchará hoy a los psicólogos de los hijos de la víctima y a una amiga de ésta para conocer detalles sobre la relación que mantenía la pareja.

La audiencia, prevista para las 10.30, se realizará en la sala del Tribunal Oral en lo Criminal 20 porteño, que lleva adelante el debate en el que Vásquez enfrenta una acusación de homicidio.

En la última jornada del juicio, el 20 de este mes, el tribunal dispuso que, en forma paralela al debate, se realice una junta médica con la intervención del decano del Cuerpo Médico Forense y peritos de cada una las partes para analizar si la víctima fue bien atendida cuando llegó quemada al hospital Santojanni.

Los jueces Pablo Laufer, Luis Niño y Patricia Mallo ordenaron que la junta sea integrada por especialistas en quemados “para evaluar si la atención (que recibió Wanda) se ha desarrollado en forma fehaciente”.

Fuentes judiciales informaron a Télam que uno de los puntos centrales del peritaje será analizar los protocolos de actuación del hospital Santojanni para ver si se asistió a la víctima de la misma forma en que lo hubieran hecho en el de Quemados, que es un centro especializado.

Agregaron que “el objeto del juicio no es sólo determinar si el hecho fue un homicidio o un accidente, sino también si la víctima murió porque no fue bien atendida”.

La decisión del tribunal, que beneficia a Vásquez, se adoptó luego de que el 6 de marzo quedó instalada en el juicio la idea de que Taddei, murió por supuesta negligencia por parte de los médicos que primero la atendieron en el hospital Santojanni.

Es que, al declarar en el juicio, la jefa de Urgencias del Hospital de Quemados, Miriam Lezcano Miño, consideró que Wanda “hubiera tenido un noventa por ciento de posibilidades de sobrevida” y que “si hubiera llegado en la hora cero, se hubiera salvado” en el hospital de Quemados.

La médica hizo hincapié en que la chica nunca pudo recuperarse del “síndrome de dilatación refractaria (deshidratación)” con el que llegó a su hospital derivada del Santojanni.

Durante esa última audiencia también declaró la hermana de Wanda Taddei, Nadia, quien acusó de “violento” a Vázquez y dijo que vio varias veces golpeada a la joven.

En tanto la psicóloga de la víctima, juliana Lanza, afirmó por su parte ante el tribunal que en la pareja no había problemas y el trauma de la chica era que sus padres la habían tenido encerrada durante dos años en su adolescencia.

El hecho que se juzga ocurrió en la madrugada del 10 de febrero de 2010 en la casa que Vásquez (35) y Taddei (29) compartían en el barrio porteño de Mataderos y la mujer murió tras 11 días de agonía en el Hospital de Quemados.

Según la versión del ex baterista, esa noche discutió con su esposa porque llegó tarde, ella apareció con una botella de alcohol, en el forcejeo ambos se mojaron y cuando él dio una pitada a un cigarrillo se prendió fuego y Wanda, al querer ayudarlo, se quemó también.

Sin embargo, peritos que declararon el martes contradijeron al imputado al afirmar que Taddei resultó quemada “por la llama de un encendedor”, que cuando esto sucedió la joven “se encontraba sentada” en el futón de la casa y que las lesiones que presentaba no son compatibles con el “zamarreo” de un líquido combustible.

Violencia de género: 5.681 mujeres fueron asesinadas en 12 años

En Argentina desde el año 1997 al 2009, 5.681 mujeres fueron asesinadas, lo que representa un 14% del total de homicidios. Específicamente en el 2009, fueron asesinadas 377, lo que significa una tasa de 1,8 cada 100.000 mujeres.

Estos datos, surgen del Mapa de la Violencia de Género realizado por la Asociación para Políticas Públicas (APP) con el apoyo del gobierno de Noruega, que además dan cuenta de que los suicidios de mujeres fueron 8.188 en el mismo período.

En el trabajo, al que tuvo acceso Online-911, se destaca que el principal grupo etario de riesgo de homicidios y suicidios de mujeres son las jóvenes que tienen entre 15 y 19 años y también se analiza la evolución y distribución de los niveles de homicidios, suicidios, lesiones, golpes y violaciones de mujeres en Argentina y en cada provincia, y en la que se encontró que existe una doble dinámica de homicidios de mujeres, por un lado vinculada a propiamente violencia de género y por el otro a robos armados-violencia urbana.

“Se halló un fuerte incremento de suicidios de jóvenes, lo cual en parte puede estar vinculado al consumo de drogas”, se destaca en el informe, en el que trabajaron Diego Fleitas y Alejandra Otamendi, de la Asociación para Políticas Públicas.

A su vez, en el estudio se establece una relación de altos niveles de violaciones con altas tasas de suicidios y homicidios de mujeres jóvenes en las provincias del norte del país.

También existiría un vínculo entre los niveles de abuso de alcohol y de pobreza con la violencia de género que puede estar vinculado a cuestiones culturales como cierto machismo y tradicionalismo, o dinámicas propias de zonas fronterizas como tráfico en general y de personas en particular, los cuales pueden estar impactando en los niveles de violencia.

“Hay provincias, en particular del norte, que tienen bajas tasas generales de homicidios pero una alta proporción de homicidios de mujeres, lo cual puede ser un indicador de alta proporción de femicidios. Las provincias con tasas más altas de homicidios de mujeres son las del norte y de la patagonia, y en general tienen bajos niveles de robo y de uso de armas de fuego”.

En la realización de este mapa de Violencia de Género, se utilizaron y interrelacionaron múltiples fuentes de información tales como los datos de mortalidad y lesiones, y la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del Ministerio de Salud; información sobre delitos del Ministerio de Justicia; información sobre robos de cámaras
empresarias; y datos sociodemográficos.

Fleitas y Otamendi señalan en el informe que “habría que prestar especial atención y desarrollar políticas respecto a las mujeres adolescentes y jóvenes que son el principal grupo de riesgo tanto de homicidios como de suicidios y violaciones, lo cual se ve acentuado en algunas provincias”. También en el trabajo se sugiere una seria política en el tema, “debido a que el abuso de alcohol explica diferentes formas de violencia de género”.

“Finalmente –se lee en el informe- la pobreza, que se encuentra asociada al abuso de alcohol, pero también a muchas otras dimensiones, aparece como factor estructural estrechamente vinculado a mayores niveles de violencia”.

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com