miércoles, 18 octubre, 2017 | 11:44
Noticias Destacadas

La gestión marcará el éxito o el fracaso de Macri

El presidente electo está en una posición única, para revertir los déficits estructurales de la Argentina.

 

macri-pena

Crédito: AFP

Es curioso como suceden las cosas. El kirchnerismo que estaba para refundar la estructura política de la Argentina con un neo chavismo que proyectaba décadas en el poder, termina barrido por un ingeniero que entró a la política de grande y en apenas ocho años hizo lo imposible: Construir un partido nacional, gobernar la Ciudad, ganarle al peronismo y ser electo presidente, todo al mismo tiempo.

Macri tiene un estilo de sobriedad expresiva muy extraño para un político, que evita la autocelebración y las declaraciones altisonantes. Y acaso esa moderación lleva a perder de vista el formidable éxito político que construyo.

Se trata sin embargo, de un estilo que calzó justo en buena parte de la sociedad con la cabeza quemada por la verborragia de la Presidenta, que con sus interminables cadenas parece haber contribuido de manera decisiva a la derrota de Daniel Scioli.

El jefe de Gobierno llega así a la Presidencia con las manos muy sueltas y el activo inédito de controlar los tres poderes ejecutivos más decisivos del país –Nación, Provincia y Ciudad-, un nudo económico y poblacional que arrastra una compleja historia de enfrentamientos jurisdiccionales y políticos, que hasta aquí impidieron las soluciones que requiere una zona que concentra casi la mitad de los argentinos.

Macri promete revertir en esa área, décadas de desinversión y atraso en infraestructura. La novedad es que puede unificar el mando, los recursos y la planificación y de hecho ya está trabajando en eso. La obra pública y los programas de Nación, Ciudad y Provincia se manejarán desde una única terminal. Una manera de coordinar y a la vez afrontar el grave déficit de recursos humanos que les provocó la inesperada crisis de crecimiento.

No es casual que Edgardo Cenzón, acaso el funcionario más influyente de su gestión después de Rodríguez Larreta, no irá al Ministerio de Planificación como la mayoría descontaba. El actual ministro de Espacio Público porteño encabezará en la provincia un megaministerio que fusionará Infraestructura, Servicios Públicos y Transporte. La prioridad es evidente.

La gestión es el terreno donde Macri ampliará su base política y le dará solidez a su gobierno o perderá ambas. El triunfo fue sólido pero ajustado. No le sobra nada y no tiene los recursos ni el cinismo para construir un relato que disimule las fallas de su trabajo.

Los menos de tres puntos de distancia, también son una foto desoladora de todo lo que hicieron mal Cristina y Scioli. Empezando por Córdoba: El capricho de la pelea con De la Sota le costó a la Presidenta perder el Gobierno.
Pero los menos de tres puntos de distancia, también son una foto desoladora de todo lo que hicieron mal Cristina y Scioli. Empezando por Córdoba: El chiste de la pelea con De la Sota le costó a la Presidenta perder el Gobierno.

El triunfo de Macri en todos los bastiones del peronismo disidente es también una radiografía del costo que representa en política de darse todos los gustos.

El líder de Cambiemos llega apretado, pero con un enorme poder personal. No hay en el PRO ningún dirigente político que pueda plantearle la mínima disidencia. Eso también es una novedad. Basta recordar las tensas relaciones de Menem con Duhalde o los Kirchner con Scioli. Para bien o para mal, esa tensión no existe en el universo gerencial del PRO, donde la maquinaria que administra Macri fue decisiva en la construcción de los éxitos de Vidal o Rodríguez Larreta.

Es probable que los radicales se tienten con marcar disidencias soterradas para ampliar sus espacios de negociación. Así como los factores de poder real, que luego de muchos zigzagueos, terminaron apoyándolo cuando vieron que podía ganarle a Scioli. Sobre el final.

A ambos ya les envió el primer mensaje al anunciar que Marcos Peña será su jefe de Gabinete y rechazar las presiones de Techint para que ubique en esa posición, al titular del radicalismo, Ernesto Sanz. “No puedo ser empleado”, se encargó de repetir Macri ante cada interlocutor del denominado círculo rojo que lo visitó en los últimos meses. Los destinatarios son obvios.

Macri es el primer presidente ingeniero desde Agustín P. Justo. Dice que se va a concentrar en lo concreto. Estabilizar la macroeconomía, lograr que el país vuelva a crecer, mejorar la seguridad pública, hacer las obras estructurales demoradas hace décadas. Una agenda ambiciosa pero impostergable, que marcará el destino de una experiencia política que escondida entre los globos, una noche se quedó con todo.

Por Ignacio Fidanza.

Comentá esta nota

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com