viernes, 19 abril, 2019 | 17:57
Noticias Destacadas

Jaime Linares podria ganarle a “Pepe” Scioli y ser el cuarto senador de Binner


El diputado bonaerense del Gen quedó tercero en las primarias detrás de Chiche Duhalde y Pepe Scioli. Pero a ambos los perjudica la caída de sus candidatos presidenciales. Muy distinto en su caso, a quien el crecimiento de Binner le permite soñar con un segundo puesto detrás del kirchnerismo.

Linares con Binner y Stolbizer.

Francisco De Narváez tiene entre sus objetivos del domingo lograr la tercera banca de senador por la provincia de Buenos Aires, donde el kirchnerismo no tendrá problemas en quedarse con las dos de la mayoría, que serán para Aníbal Fernández y María Laura Leguizamón.

Pero no la tendrá fácil, con la caída libre de Ricardo Alfonsín y Eduardo Duhalde, quien más chances tiene de quedar segundo es Jaime Linares, actual diputado provincial del Gen y ex intendente de Bahía Blanca, en sus épocas de radical.

La boleta de la provincia de Buenos Aires posee siete cuerpos, por lo que complica un corte para legisladores. En la primaria sí hubo combinación entre gobernadores y presidentes de distintas fuerzas, pero la tendencia fue que arrastraran a los legisladores de sus jurisdicciones.

Esto significa que Hilda González de Duhalde y José “Pepe” Scioli, segundo y tercero en las primarias para senadores nacionales por la provincia de Buenos Aires con 13,86 y 11,81 respectivamente, sufrirán la caída libre de sus candidatos a presidente, a quienes seguirán en la papeleta. Ninguno supera los 10 puntos en alguna encuesta bonaerense.

Chiche y Pepe tendrán a sus candidatos a gobernadores recién dos cuerpos después, o sea, antes de la lista de diputados nacionales. Así, la posibilidad de que Scioli arrastre los votos de De Narváez se dificulta, lo que ya se vio en las primarias, en las que el hermano del gobernador equiparó la media de Alfonsín.

Muy distinta es la situación de Linares, quien gozará de un crecimiento de Binner, que en la provincia de Buenos Aires ya roza el 15% de intención de voto, con la esperanza a su vez de captar una parte de los indecisos que no vota a la presidenta.

En la primaria no le fue bien: sólo un 7,25 votó al candidato a senador del Fap, aunque no fue mucho menos que lo obtenido por Binner. Por eso, siempre, el arrastre es la esperanza de levanada o de ocaso.

Si logra su banca, el ex intendente de Bahía Blanca se sumaría al bloque del Frente Amplio Progresista (FAP), que ya pergeñan el socialista Rubén Giustiniani y los cordobeses Luis Juez y Norma Morandini.

Todos tendrían mandato durante un segundo gobierno de Cristina Kirchner e incidencia en las votaciones de al menos los primeros dos años, en los que la presidenta no podrá aspirar a dominar el Senado por más dr uno o dos votos. Tener un sufragio en una de esas votaciones convierte a cualquier dirigente en poderoso.

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com