miércoles, 24 abril, 2019 | 17:02
Noticias Destacadas

Gestos

Por Ariel Colantuono

Por Ariel Colantuono.

Ya comenzando el 2012, el último año no fue ajeno a un sin número de situaciones políticas sumamente complejas en el ámbito local. La partida de Cristian Breitenstein al Ministerio de la Producción dejó un sabor amargo a la dirigencia del PJ local.
Luego de la convulsionada votación sobre la aprobación de la licencia del Intendente electo se respiró en los pasillos de Alsina 65 un cierto optimismo y confianza de revertir la pésima imágen que causo la retirada del Intendente hacia la Plata.

Los operadores políticos del Justicialismo local no tardaron en modificar y afianzar la nueva impronta del electo concejal ahora Intendente interino Gustavo Bevilaqua.

Desde el primer día de su asunción jugó fuertemente para desmarcarse de la anterior gestión, siendo muy cierto que el 80 % de sus funcionarios son los mismos que estuvieron con Breitenstein pero con las nuevas órdenes impartidas por Bevilaqua las cosas empezaron a cambiar:

• En primer término empezó por una fuerte reducción de la planta política del Municipio, misma que era y fue nombrada por su antecesor.
• Visitó personalmente a los diferentes bloques de la oposición en el Concejo Deliberante, para luego recibirlos personalmente en su despacho de Alsina 65.
• Redujo el presupuesto del DAKAR de 1.500.000 de pesos a poco menos de 609.000.
• Se puso al frente del reclamo por el tema del Agua y la Luz ante las autoridades correspondientes.
• Tuvo la grandeza y la humildad de reconocer que la información pública de los gastos del municipio no funcionaban y ordenó que se volviera a una situación anterior.

Bueno acá hemos enumerados una serie de situaciones que difieren en mucho del anterior Intendente. Pero la pregunta que se hará el lector si estas situaciones son por una impronta personal o mero oportunismo político…

Desafíos

Por cierto son muchos y para nada fáciles, ya que de alguna manera Breitenstein tendía a sobrevivir a los problemas y postergarlos para adelante, pero Bevilaqua no tiene el margen temporal ni político para seguir de la misma manera; puesto que el 2013 péndula como una espada de Damocles sobre el PJ local, un mínimo error de cálculo le puede costar que en las elecciones legislativas del 2013 la oposición se haga con la mayoría del Concejo y sepultar definitivamente las aspiraciones a un nuevo período a partir del 2015; todo esto producido por el efecto Breintenstein que contábamos al principio de esta nota.

• Uno de los principales desafíos es solucionar de una vez por todas el tema del transporte público de pasajeros, enorme mal que aqueja a más del 60 % de la población local. Se dijo mucho pero se hizo poco por cierto.

• El tema de la crisis hídrica, cada verano los bahienses sufren el mismo y reiterado problema no visualizándose una pronta solución.

• Mejorar el tema de la salud en todos sus aspectos, un tema que actualmente se ha avanzado muy poco.

• Cambiar el enfoque de las inversiones, es muy lindo una plaza y peatonal moderna, pero el 70 % de la población bahiense vive en los barrios y hoy muchos, se encuentran marginados de las decisiones del Municipio.

• Una clara posición sobre el Dragado en Cerri.

• El tema de la transparencia en la gestión informando a la ciudadanía como se invierte lo recaudado y a que áreas se destina.

Existen mas desafíos que enumerar pero el año recién empieza y hay mucho trabajo por hacer no solo del Departamento Ejecutivo sino también de la Oposición en controlar las acciones de gobierno. A la postre, el Intendente interino Gustavo Bevilaqua ha comenzado con importantes avances en el Modo, esperando que los Gestos sean el comienzo de un cambio de fondo.

@arielcolantuono

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com