miércoles, 17 octubre, 2018 | 19:41
Noticias Destacadas

Estiman que el 85% de los usuarios perderán los subsidios


Casi un mes después de dar a conocer su intención de reducir los aportes en subsidios a la luz, el gas y el agua, el Gobierno difundió los criterios principales que utilizará para evaluar quienes pueden retener ese beneficio y a quienes les será retirado y, por lo tanto, deberán pagar entre dos y tres veces más por los servicios públicos.

Entre las empresas vinculadas con las tres prestaciones deslizaron un número homogéneo: si se aplica a rajatabla los criterios esbozado ayer por la resolución 1993 del Enargas (si bien aplica al gas se estima que se utilizará en los otros dos servicios también), al menos un 85% de los usuarios de Capital y Gran Buenos Aires dejarían de recibir el aporte estatal en sus facturas.

Sucede que la norma estipula criterios restrictivos para permitirle al usuario evaluar si debe mantener los subsidios (ver infografía). Entre ellos figuran los discapacitados, los acreedores de la jubilación mínima, aquéllos que tengan un uso intensivo del recurso en cuestión (por caso, quienes dependen de equipamiento médico que funcione todo el tiempo a electricidad) o los beneficiarios de planes, programas sociales o asignaciones familiares.
Sólo un ítem deja la puerta abierta a una negociación posterior: el que consulta acerca si el usuario tiene “ingresos familiares insuficientes para afrontar la tarifa plena”, algo que queda bajo la órbita de decisión del titular del servicio.

Así, sólo quedarían unas 600.000 conexiones que continuarán recibiendo el subsidio pleno. Son las mismas que fueron identificados entre 2008 y 2009, luego de que el Gobierno intentó, sin éxito, reducir drásticamente la cantidad de transferencias para mantener congeladas las facturas. Y cubren, por caso, sólo un 12% de las 5 millones de conexiones del servicio eléctrico en Capital y Gran Buenos Aires. Si se considera un promedio de cuatro usuarios por conexión, el número asciende a 20 millones.

“El grueso estará excluido de los subsidios. Quienes seguirán teniéndolo son aquellos usuarios con los que ya hay un acuerdo político. Esa lista fue hecha en conjunto con los intendentes y los entes reguladores”, explicaron en una de las empresas del sector luego de analizar la resolución publicada ayer en el Boletín Oficial.

El ahorro para el Estado, en cambio, será generoso. En el caso eléctrico (el más representativo por la cantidad de conexiones), hoy se destinan a subsidios unos $ 35.000 millones anuales, y un 40% de la demanda está en la zona metropolitana.

Si se descuentan los 600.000 usuarios que conservarán el subsidio, el ahorro podría llegar hasta los $ 29.000 millones. Otro tanto, aunque en menor medida, ocurre con el gas (de acuerdo con números oficiales, el año que viene se proyecta gastar unos $ 13.000 millones en importaciones) y el agua.

Resolución

La resolución del Enargas, además, deja en claro que la respuesta a la consulta tiene carácter de declaración jurada. Y avisa que, en caso de responder afirmativamente, un “asistente social se acercará a su domicilio a fin de verificar la información e iniciar el trámite de exención”. Además, establece que la capacidad de pago del cliente será “cerciorada con las bases de datos contributivas de su grupo familiar”.

También aclara que “en caso de no recibir respuesta se procederá a la quita del subsidio que se aplica actualmente sobre su factura”.

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com