jueves, 18 octubre, 2018 | 23:46
Noticias Destacadas

Dos pícaros sinvergüenzas


De que la química entre ellos existe, no hay ninguna duda. Es fácil observarlo en cada una de las escenas en las que actúan juntos. Pero también es muy palpable cuando las luces se apagan y es momento de pensar en otras cosas.

El oficio y la juventud se han unido en Cuando me sonreís (a las 22, por Telefe). Mario Pasik y Benjamín Rojas son Juan y Juan Segundo Murfi, padre e hijo. Una dupla de simpáticos y seductores manipuladores, que irrumpen en la vida de Gastón Murfi (Facundo Arana) para cambiar el rumbo de su meticuloso mundo.

“Nuestros personajes son estafadores que aparecen como por arte de magia en la vida de Gastón, y se la dan vuelta por completo. Yo soy un estafador romántico, de esos que existían en otros tiempos, interesado más en las mujeres que en el dinero. Ese que ha dejado hijos por todos lados. Todo un seductor. Benjamín es más de esta época. Se centra más en lo material. Se interesa en hacer todo rápido y lo más fácil posible”, dice Mario Pasik, y observa a Benjamín como esperando su opinión. Cualquiera que viera el modo y la dinámica con la que se tratan, se daría cuenta de la buena relación que rápidamente han construido.

“Nuestra intención es hacer reír. Cuando empecé a leer el guión, ya me causaba mucha gracia, y eso me dio la pauta de que la tira iba a ser un éxito. Y trabajar con alguien con la experiencia de Mario te facilita mucho las cosas”, asegura Benjamín.

Los halagos son mutuos. Ambos se muestran cómodos de trabajar el uno con el otro. Y Pasik redobla la apuesta. “Creo que Benjamín no se da cuenta del potencial que tiene. Es talentoso. Y cuando nos toca grabar juntos y tengo la posibilidad de alejarme y verlo actuar, puedo observar un Mario Pasik cuando era joven. Me veo a mí mismo en el cuerpo de él. Es muy movilizante”.

Rojas empezó su carrera a los 12 años junto a la productora Cris Morena en Chiquititas . Más tarde participó de Rebelde Way y Alma pirata, y protagonizó la comedia de Disney Jake & Blake . Sin embargo, Cuando me sonreís es su primera apuesta por fuera de la televisión para adolescentes. Y sus sensaciones son diversas. “La verdad es que es un tremendo cambio. Hay otro tipo de repercusión, la gente responde de otra manera. Y además me toca trabajar con un elenco maravilloso. Intento todo el tiempo parar las antenas y aprender de todo. Mirar mucho, y poder absorber todo lo que pasa a mi alrededor”, dice.

La vida actoral de Mario Pasik es extensa. Solamente en TV, se lo puede ubicar como aquel malo malísimo en Verano del ‘98 o el recordado Guillermo Carmona de Son amores , y no menos por sus papeles brillantes en telenovelas como Son de Fierro . “A veces te toca trabajar con buenos grupos y otras veces no tanto. Esta vez me tocó hacerlo con uno bárbaro. La pasamos bien y disfrutamos de venir a grabar. Hay mucha responsabilidad y eso es importantísimo”, sostiene Pasik, quien además de interpretar a Juan Murfi en la televisión, forma parte del elenco de Cuando Harry conoció a Sally , la obra que protagonizan Araceli González y Raúl Taibo, y que ha tenido un gran éxito en 2010. Esto obliga a Pasik a viajar al interior del país casi todos los meses.

Trabajar en una tira diaria no es fácil para nadie. Requiere de mucho tiempo y trabajo, y también trae consigo un enorme cansancio. Sin embargo, tanto Mario como Benjamín se muestran enteros y felices. “Obviamente participar de Cuando me sonreís te obliga a ajustar tus tiempos libres y a dedicarte por completo. Pero la verdad es que si hay algo que yo amo es estar acá. Es un placer”, dice Rojas, y Pasik agrega: “Nosotros somos afortunados. Nos cansamos de lo que nos gusta hacer. No muchos tienen la suerte de trabajar de eso con lo que soñaron toda la vida. Por eso, el nuestro es otro tipo de cansancio. Es uno que se da a través del disfrute”.

Tanto para Mario como para Benjamín, es muy importante ponerse en el lugar del televidente. Y es por eso que intentan, por sobre todas las cosas, lograr un producto que pueda ser visto por todos. “Cuando yo me siento a ver el programa, tengo la tranquilidad de que mi sobrino de 5 años puede estar al lado mío disfrutándolo. Es algo que no pasa mucho en la tele de hoy”, asegura Rojas, quien hace ya casi una década viajo por países como Israel, España, Perú, Costa Rica y El Salvador, como parte de la banda musical Erreway.

Por su parte, Pasik asegura que cuando era más joven le costaba verse a sí mismo en la pantalla. Sin embargo el paso del tiempo lo ayudó a cambiar esa actitud. “Aprendí a mirar las novelas en las que aparezco, como si fuera un hermano mayor de Mario Pasik. Y si no me gusta lo que veo, me doy a mí mismo palmaditas en la espalda, y digo ‘no es tan grave, Mario’ ”.

Cuando me sonreís ya lleva siete semanas en el aire. Pasik y Rojas ven a sus personajes mucho más afianzados y aseguran que la relación entre Juan y Juanse crece un poco más cada día que pasa. “Se podría decir que somos un Batman y Robin grotesco. Nos complementamos y nos damos la posibilidad y la libertad de inventar cosas nuevas”, dice Mario.

“La realidad es que la confianza que generamos me permite a mí proponer todo el tiempo ideas que se me van ocurriendo. Y eso lo puedo hacer porque Mario es humilde. Y si me equivoco tengo la suerte de poder tomarme revancha al día siguiente en otra escena”, agrega Rojas.

Juan Murfi es un personaje que hace un balance de su vida. Revisa su pasado. Juan Segundo Murfi planea su futuro. Mira hacia adelante. Probablemente Mario Pasik y Benjamín Rojas tengan algo que ver con sus personajes. La experiencia y las expectativas se complementan, no sólo a la hora de grabar, sino también en la vida real. Una dupla de la que se espera mucho, y que en sólo unas semanas se ha ganado el cariño del público.

Fuente: Clarín

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com