martes, 16 octubre, 2018 | 16:00
Noticias Destacadas

Descubrió que su novio era casado, le dio 3 tiros y se suicidó

El drama pasional ocurrió en una plaza santiagueña, delante de la esposa y los hijos del hombre.

La tranquilidad del mediodía loretano, en Santiago del Estero, se quebró este lunes de una forma abrupta cuando en la plaza Centenario se escucharon cuatro disparos, los que fueron el preludio de la tragedia que involucró a un trío amoroso que finalizó en un baño de sangre ante una importante cantidad de testigos. Una joven embarazada descubrió que su novio tenía esposa y desató una balacera en plena vía pública. Primero le provocó tres heridas de bala a su amante y luego se disparó en la cabeza, lo que le provocó la muerte horas después en el Hospital Regional.

La víctima fatal fue identificada como Liliana Alejandra Sosa (19 años), quien residía en la localidad de Amicha, departamento Río Hondo.

Su novio, Pedro Enrique Sayavedra (33 años), sobrevivió, pero permanecía hasta el cierre de esta edición internado con pronóstico reservado en la unidad de terapia intensiva del centro de salud capitalino. Fuentes policiales indicaron que Sosa realizó tres disparos en contra de Sayavedra con un revólver calibre 22, los que impactaron en la clavícula, el brazo y el torso. El hombre logró incorporarse y correr junto a su esposa hasta la guardia del hospital local, que está ubicado a pocos metros, desde donde fue trasladado al Hospital Regional.

En tanto, la esposa de Sayavedra, Carolina Ibáñez (33), quien se encontraba en el lugar de los hechos, resultó ilesa, ya que la joven Sosa en ningún momento quiso hacerle daño.

Fuentes policiales indicaron que una policía de civil que se encontraba en las inmediaciones intentó impedir que Sosa se disparara en la cabeza, pero no logró su cometido.

En este sentido, los voceros señalaron que la sargento Margarita Soria se encontraba de franco de servicio y trabajando en un local comercial que posee frente a la plaza Centenario. Alrededor de las 12.30, momento en que Soria realizaba tareas de limpieza frente al local, escuchó tres estampidos que la pusieron en alerta, ya que su oído entrenado le permitió saber rápidamente que se trataba de disparos de arma de fuego. La policía levantó la vista y observó que un hombre cruzaba corriendo la plaza en dirección del hospital, acompañado de una mujer. Se trataba de Sayavedra y su esposa.

En tanto, cerca de un banco de la plaza se encontraba una joven parada con un arma en la mano: era Liliana Sosa. La mujer policía cruzó raudamente la ruta nacional 9 y se detuvo a pocos metros y le pidió que se tranquilizara: “Este hijo de p… me cagó la vida, me mintió; estoy embarazada de él (por Sayavedra), me voy a matar avisale a mi hermana”, expresó la joven que tenía el revólver colocado en la sien derecha, mientras que en la otra mano portaba un teléfono celular que le quería alcanzar a la sargento.

“Calmate, pensá en tu madre, no me tires el teléfono, dámelo en la mano, calmate todo va estar bien”, le decía la policía, a fin de tranquilizarla, mientras se acercaba cautelosamente con la intención de quitarle el arma.

En ese instante, otra policía, Daniela Sánchez, que realizaba una guardia en un sector cercano al lugar de los hechos, se acercó al descubrir su presencia, pero la mujer amenazó: “No te acerques que me voy a pegar un tiro en la cabeza”. Soria giró su cuerpo y con una seña le hizo saber a Sánchez que se alejara del lugar.

Las fuentes indicaron que el diálogo entre las dos mujeres continuaba en los mismos términos con los que había comenzado, aunque el nerviosismo de Sosa se iba incrementando. La sargento le contó a sus colegas: “Yo me encontraba a menos de un metro y medio cuando se comenzaron a sentir las sirenas de los patrulleros. Ella dijo: ‘No, no’, y se colocó el revólver en la sien derecha y se disparó, frente de mí, fue tan rápido que no pude hacer nada. Siento una sensación de impotencia por no haber podido evitar la tragedia”, se lamentó ante sus compañeros, señalaron los voceros consultados.

Sosa fue auxiliada por personal del hospital local, y trasladada hasta el Hospital Regional de la ciudad capital, donde murió minutos después de las seis de la tarde, a pesar de los esfuerzos médicos.

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com