viernes, 20 julio, 2018 | 7:57
Noticias Destacadas

Carta abierta a Jorge Rial

por Jorge Héctor Santos.

jorge-rial

Sr. Jorge Rial:

> En un país donde más de 2 millones de argentinos sufren hambre; donde el 30% de la población está sumergida en la pobreza; donde el 50% de los asalariados ganan menos de $ 3.000; donde 200 mil jubilados ya murieron de los 500 mil que le iniciaron juicio al Estado para poder cobrar lo que la Corte Suprema de Justicia de la Nación falló, y el Ejecutivo no les paga; donde 1 de cada 2 chicos que ingresan a la escuela secundaria no la termina;

> En un país donde cada día son más los duermen en las calles; donde los jóvenes que no consiguen ni trabajo ni estudian suman 1 millón; donde fallecen sólo en la provincia de Buenos Aires 3 personas por días víctimas de la inseguridad; donde la educación y la salud pública dan pena;

> En un país donde con leyes engañosas como la Ley de Medios Audiovisuales lo único que se ha hecho es armar un monopolio al servicio del gobierno -cada día más grande- para desparramar el pensamiento único -que encierra una Argentina inexistente-;

> En un país donde la mayor parte de los empresarios de medios se inclinan ante el gobierno central para sumarse al relato y bajar la información que le gusta a la Rosada, a cambio de pauta publicitaria oficial y de otros negocios privilegiados;

> En un país donde muchos periodistas han perdido la decencia para vender su opinión a cambio del dinero de todos;

> En un país donde se privilegia la difamación y la publicidad engañosa dilapidando ingentes recursos públicos para subsidiar al fútbol, el automovilismo y hasta peleas de box, mientras en los hospitales públicos faltan elementos esenciales;

> En un país donde la corrupción mata en tragedias conocidas y a diario por falta de inversión en infraestructura elemental.

En ese país que un periodista, Jorge Lanata, y otros muy respetados de la gráfica se dediquen a investigar cómo se nos roban a todos nosotros cifras escandalosas, es una acción educativa e informativa para tantos ciudadanos que sufrimos un país a la deriva y sin futuro para nuestros hijos.

Es por todo lo señalado, que al observar que la tapa de la revista Paparazzi (de la que Ud. y su socio, Luis Ventura, son accionistas) se destinó a desacreditar a Jorge Lanata -como portador del mensaje-, mereció mi repudio en la red social Twitter.

Esa publicación no venía sola.

Ud., jugando de amigo del periodista citado, y él, en su rol del ‘malo de la película’; fueron abanderados de una campaña contra Lanata que emprendió América TV y América24.

Yo no salí a defender a Lanata, él tiene suficiente poder mediático para defenderse sólo; salí a defender principios que hacen a mi persona.

Esos principios que unen y reúnen a tantos argentinos son los que Ud., América TV y Paparazzi estaban atacando.

Al poner en duda al cartero y querer mancillarlo jugaron, y aún lo siguen haciendo, a favor del robo al pueblo.

Por mi repudio en Twitter, Ud. empleó el aire que tiene en Radio La Red para injuriarme de la forma más baja; eso que Ud. acostumbra a emplear. Además, también, me amenazó con agresiones físicas si es que me encontraba en la calle; de esta forma:

“Cagón, acosador y cobarde”

“¿Por qué en vez de escribir en Twitter no venís acá, cagón?”.

“Pasa que los huevos te quedaron contra el c… después de tantas p… que te comiste”.

“Sos cornudo, además de un fracasado”

“Cobras dinero de la SIDE”.

“Hundiste a Radio Mitre y Rivadavia”.

“Yo no llevo juicio a nadie; además… ¿qué le vas a sacar plata si sos un muerto de hambre?”.

“Acordate (Santos), un día nos vamos a cruzar. No te cruces de vereda, eso sí. Yo no soy una mujer para acosar; si tenés nafta, tenés que arrancar conmigo. Acosar a una mina es fácil, ahora pararte frente a un hombre como soy yo es difícil. ¿Tenés nafta? ¡Qué vas a tener nafta, cornudo!”.

No le alcanzó con eso sino que Ud. le pidió a Daniel Hadad que me despidiera como columnista político de Infobae.com/

Hadad, vaya saber por qué, cumplió al pie de la letra.

Ud. es muy poderoso señor Rial.

Tiene el poder propio de los matones y de la impunidad que le da tener contactos aceitados con el poder.

Yo no tengo otro poder que el que me da mi conciencia.

A mí no me respalda ni me da de comer la SIDE, ni Héctor Magnetto, ni Daniel Vila, ni José Luis Manzano, ni siquiera tengo a Sergio Berni que acuda inmediatamente sí me llegase a pasar algo.

Nadie me paga por hacer operaciones contra o favor de nadie. Tampoco vivo de comercializar vedettongas, ni de amenazar a nadie con cámaras ocultas.

Yo soy simplemente Jorge Héctor Santos.

Con mis virtudes y defectos, pero eso sí, digno.

Twitter:@santosjorgeh

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com