jueves, 22 agosto, 2019 | 1:55
Noticias Destacadas

Breitenstein furioso con el Instituto Argentino de Oceanografía


El jefe comunal dijo que los científicos del organismo deberían tener la oportunidad de “dar la cara” y “explicar cuáles son las cuestiones por las que tienen algunos reparos que antes no tenían”.

“Análisis crítico del área seleccionada para la instalación de la Planta de Regasificación de GNL, en Puerto Cuatreros, Provincia de Buenos Aires” es el título del estudio que diera a conocer el Instituto Argentino de Oceanografía sobre el tema.


El informe, que a continuación se reproduce en su totalidad, “considera que el sitio propuesto para el emplazamiento de la planta de regasificación, resulta inapropiado y recomienda la relocalización de la obra y una evaluación integral del proyecto en armonía con una correcta planificación regional”.

El  informe en cuestión:

El presente documento es un análisis crítico del lugar de emplazamiento propuesto para la localización de la planta de regasificación de GNL en Puerto Cuatreros. A tal fin, se consideró el Estudio de Impacto Ambiental del dragado  para la extensión del  canal de acceso hasta Puerto Cuatreros (EIA) presentado por YPF y el  análisis de diferentes aspectos científicos efectuado por esta Comisión.

I – Análisis del Estudio de Impacto Ambiental del dragado para la extensión del canal de acceso hasta Puerto Cuatreros (EIA)

Como resultado general, a juicio de esta Comisión, el EIA  contiene falencias técnicas, inconsistencias, omisiones o carencias de información relevante. Si bien la mayor parte de los trabajos que se mencionan en el texto del EIA han sido realizados a lo largo de más de 30 años por los diferentes grupos  de investigación del IADO, en muchos casos se trata de interpretaciones erróneas de los contenidos de estudios publicados por los mismos investigadores que forman parte de esta comisión. También en el EIA se observa el uso de bibliografía desactualizada, cuyos conceptos centrales han sido modificados o incluso refutados en publicaciones posteriores. En otros  casos se transcriben textualmente párrafos, gráficos y mapas sin mencionar las fuentes de donde fueron extraídos o se introducen citas en un contexto erróneo.

Si se decide partir de una  base con falencias de conocimiento y/o actualización, no hay garantías lógicas para realizar un análisis certero. En concordancia, si hay elementos faltantes, inadecuada utilización de referencias o fallas  conceptuales en la “línea de base”, será imposible una real evaluación de riesgos; más aún, resulta imposible determinar una medida  de mitigación real por lo que se ha omitido en la evaluación o ha sido evaluado de manera inadecuada.

En función de la lectura crítica realizada,  esta Comisión cree necesario advertir sobre las graves falencias que presenta el EIA como herramienta de decisión sobre la viabilidad ambiental del proyecto.

A continuación se detallan las  principales objeciones al EIA según las diferentes áreas temáticas:

GEOGRAFÍA

El EIA contiene errores geográficos relevantes. Tanto en el  texto como en la cartografía presentada se confunden reiteradamente los nombres y la función de los elementos geográficos continentales y estuariales de la región. Se nombran puntos geográficos inexistentes y se confunden las terminologías, tornando a veces confusa la interpretación de su descripción. Las coordenadas geográficas citadas en el texto tienen sustanciales errores de posicionamiento. Se observan errores conceptuales en la caracterización climática de la región. Esta reiteración de errores conlleva el concepto de que hay falencias importantes en la interpretación del funcionamiento de los sistemas naturales del área de estudio.

En los análisis antrópicos, la cartografía presentada para uso del suelo es incompleta, deja de lado elementos relevantes en el área de impacto y sin clasificar la mayor parte de los usos del suelo del área de estudio. Para usos recreativos, solo se identifica el uso ligado a clubes náuticos y al Balneario Maldonado. En este marco, en el uso recreativo de la Franja Costera, el EIA desconoce la amplia utilización que le dieron históricamente los bahienses al estuario, justificando de esta manera los nuevos proyectos de industrialización. Si bien se mencionan los proyectos de uso ambiental y recreativo determinados para el sector y generados por el 3 convenio Adefrance, en el cual intervino personal del IADO, y el “Plan de Desarrollo Local de Bahía Blanca 2009-2028”, se fuerza la conclusión para que el proyecto de industrialización en Puerto Cuatreros sea  “compatible con los objetivos asociados al modelo territorial deseado”.

GEOLOGIA MARINA Y OCEANOGRAFÍA FÍSICA

Existe una carencia manifiesta en el EIA de datos propios provenientes de un estudio detallado de sísmica donde se señalen las características estructurales de los sub-fondos. Esta carencia, resulta grave si se considera que de esta información depende la correcta evaluación de la estabilidad de los taludes en general, de la dársena de giro, de los albardones y de los recintos de refulado.

Por otro lado, la existencia de acumulaciones  de gas metano en el estuario no es un dato menor, debido a que dichas concentraciones constituyen un importante riesgo geológico. Sin embargo, si bien el EIA afirma que “Los posibles escapes del gas metano, dependiendo de su magnitud, pueden producir una significativa  perturbación ambiental por contaminación del ecosistema acuático”, el informe no incluye ninguna evaluación sísmica sobre la ubicación de posibles concentraciones gasíferas existentes a lo largo del canal a ser dragado. Esto conlleva a una gran incertidumbre sobre la remoción de material sedimentario con gas, lo cual generaría la liberación repentina del mismo, impactando sobre el ecosistema marino con resultados impredecibles.

De igual modo, si bien se reconoce en el EIA que la presencia de arcillas expandibles (montmorillonitas) puede afectar la estabilidad de las fundaciones por efectos de contracciónexpansión, en ningún momento se analizan las consecuencias que se producirían cuando se modifiquen los niveles de base del canal, con el admitido cambio de la cota de mareas que, aunque sea de poca magnitud, puede generar variaciones del nivel freático y alterar la estructura de estas arcillas.

Con relación a los dragados de mantenimiento que serán necesarios en forma periódica, no se especifica claramente cuál será el método de dragado, la frecuencia, ni el destino del material extraído del fondo o si se generarán nuevas áreas que obstruyan más humedales de manera irreversible. Esto resulta relevante debido a que las consecuencias de esta actividad en forma recurrente pueden generar impactos sobre la biota que trasciendan el período de la obra en sí.

Para el análisis hidrodinámico y sedimentológico en el EIA se toman como base trabajos realizados hace más de tres décadas en detrimento de estudios más modernos publicados en revistas internacionales y con técnicas más avanzadas. Más  aun, algunos de estos antiguos trabajos están basados en mediciones realizadas frente a Puerto Rosales por lo que no tienen ninguna relevancia para la zona de Puerto Cuatreros.

En el EIA se sostiene que si bien actualmente la cantidad de sedimento que sale del sistema estuarial es mayor al que ingresa, ello no significa que la totalidad del estuario se encuentra en erosión. Sin embargo, estudios modernos demuestran claramente que la mayor parte de las planicies de marea están en un estado erosivo. Esta información resulta de suma importancia si se considera que estas planicies constituyen el principal aporte de sedimentos en suspensión a un sistema estuarial cuyas funciones ecosistémicas están fuertemente reguladas por la turbidez.

La metodología de ejecución del EIA incluyó la modelación matemática (modelo numérico MOHID) de las condiciones hidrodinámicas del estuario. La implementación del modelo (dominio y grillas anidadas) se describe de manera confusa. No están claramente especificados los alcances de cada dominio ni su relación con un supuesto modelo de la plataforma Argentina. No se mencionan las  previsiones que se tomaron para tratar las condiciones de frontera abierta en casos de forzante combinado viento-marea ni se especifican claramente las características del forzante. El proceso de calibración del modelo de alta resolución es deficiente. No se establecen los parámetros a calibrar ni se realiza un ajuste adecuado. Para que las predicciones de dicho modelo sean  validas, el mismo debe ser calibrado con mediciones realizadas en el área de estudio (Puerto Cuatreros), lo cual si se ha hecho no se ha explicitado. Cabe destacar que esta calibración constituye en sí la justificación del modelo y sin ella no puede asegurarse  que el modelo prediga correctamente la hidrodinámica de la zona de estudio. En el  EIA tampoco se hace mención al tiempo de 5 residencia del agua dentro de la zona de estudio, parámetro fundamental para establecer la tasa de renovación del volumen de agua en la parte interna del Canal Principal.

OCEANOGRAFIA QUIMICA

Del análisis del aspecto Químico/Oceanográfico de la línea de base del EIA, se desprenden por un lado falencias en el conocimiento y omisión de referencias científicas pertinentes y actualizadas. Por otro lado, sostenemos como metodológicamente inadecuado franquear las brechas en el conocimiento generadas por omisión de referencias actualizadas mediante la realización de una única campaña de muestreo y análisis.

Estudios previos realizados por investigadores del IADO han demostrado que las tareas de dragado generan un alto impacto en las variables físico-químicas y, por ende, en la calidad del agua sobrenadante, produciendo un incremento  en la concentración de los sedimentos en suspensión y, en consecuencia, en los valores de turbidez; como así también en la concentración de los nutrientes inorgánicos disueltos principalmente de Nitrógeno (nitrito, nitrato, amonio) y Silicio (Silicatos). El Nitrógeno y el Fósforo son nutrientes esenciales para las plantas y las algas. Un incremento en la concentración de estos elementos en un ecosistema acuático produce serios problemas de eutrofización. La eutrofización es la producción acelerada de materia orgánica, particularmente algas, en un cuerpo de agua. Como resultado de este proceso una gran variedad  de impactos en el ecosistema pueden ocurrir, incluyendo el florecimiento de algas tóxicas, al agotamiento del oxígeno disuelto y la pérdida de la vegetación autóctona; produciendo de este modo severas consecuencias en la ecología de las aguas costeras. Se observa que salvo  una mera mención dentro del EIA, no se ha considerado en toda esta problemática uno de los puntos quizá más importantes dentro de ésta actividad como es la modificación de la dinámica de los nutrientes en el estuario y el incremento de la turbidez. Cabe destacar, que los sedimentos cumplen un rol fundamental en el ciclo de éstos elementos, es allí donde ocurren la mayoría de los procesos de mineralización de la materia orgánica. Éstos funcionan como  un reservorio de especies disueltas para la columna de agua a través de la difusión vía agua intersticial.

La zona interna del estuario de Bahía Blanca posee un alto contenido de nutrientes que sigue un patrón estacional y que es afectado por el consumo del fitoplancton. Una modificación en la dinámica de nutrientes así como también en los parámetros físico-químicos (pH, temperatura, turbidez, salinidad, entre otros) produciría graves alteraciones en la columna de agua y, por ende, en el fitoplancton; por lo tanto, no puede desestimarse ningún tipo de parámetro que pueda interferir en su ecología.

En cuanto a compuestos orgánicos persistentes, existe extensa información de carácter científico acerca de la ocurrencia de hidrocarburos aromáticos policíclicos, pesticidas, compuestos de tributilestaño, bifenilos policlorados, etc., en concentraciones que aumentan en las cercanías de puertos, industrias y bocas de desechos cloacales. Del análisis del EIA surge que si bien esta información referencial es parcialmente considerada y parcialmente omitida, no se refleja adecuadamente en sus conclusiones al momento de establecer impactos y medidas de mitigación.

BIOLOGIA MARINA

En el EIA se minimizan los efectos potenciales que el dragado provocaría sobre todas y cada una de las comunidades planctónicas al modificar la concentración de sedimentos en suspensión en la columna de agua. La vaguedad de las conclusiones que se presentan no permite inferir los resultados del impacto.

Específicamente, en el capítulo referido a zooplancton, se emplea información desactualizada, se incurre en graves errores conceptuales y se hace uso inadecuado de antecedentes históricos. Tampoco se toman en consideración aquellas  especies del zooplancton que son potenciales bioindicadoras de procesos de eutrofización o claves para el sustento y la supervivencia de otras especies dentro del estuario.

Las conclusiones del EIA se centran principalmente en los posibles efectos del dragado sobre aves y peces de interés comercial, sin tener  una visión integral de los posibles efectos y consecuencias dentro de la trama trófica.

Si bien en el EIA se mencionan la dinámica del fitoplancton y el zooplancton y las interrelaciones tróficas con las especies consumidoras, no se consideran los efectos negativos que provocaría el dragado sobre el plancton (disminución en abundancia y cambios severos en la estructura y composición) ni sus repercusiones en especies planctófagas. A pesar de que el área de cría de peces de interés comercial no es exclusiva de la zona interna, es justamente dicha área la que brinda el ambiente propicio para el desarrollo  de altas abundancias de fitoplancton y zooplancton.

En el sector interno es donde  existe más densidad de larvas de cangrejos,  por lo que la modificación de este ambiente impactaría directamente sobre estas especies. La especie más relevante desde el punto de vista ecológico es el cangrejo intermareal Neohelice granulata, un reconocido bioingeniero con una muy alta capacidad transformadora del ambiente. En el EIA, esta cuestión no se considera en forma exhaustiva. Sin embargo, esta especie influye sobre la estructura de las comunidades biológicas,  la geomorfología, la biogeoquímica de los sedimentos intermareales y los flujos bento-pelágicos de nutrientes disueltos y el material particulado.

Estudios realizados en las zonas afectadas por la profundización del sector medio del Canal Principal demuestran una profunda transformación del ambiente intermareal que se extiende más allá de las zonas específicas de extracción y depósito de material refulado. Esta transformación involucra cambios permanentes y de extensión considerable en comunidades vegetales y bentónicas, así como también en la dinámica sedimentaria y la biogeoquímica. En el EIA estos efectos se encuentran minimizados.

Además no hay mención en el EIA de los efectos tóxicos que podrían generar las maniobras de dragado sobre los productores primarios de las planicies de marea del estuario ya que sólo incluyeron el análisis químico de los sedimentos. Se omitieron estudios realizados entre 2004-2010, en los que se probaba claramente la toxicidad de los sedimentos dragados mediante bioensayos específicos realizados en organismos microfitobentónicos a pesar de que los análisis químicos del sedimento dragado mostraban concentraciones de cadmio, cobre, mercurio, plomo y zinc inferiores a las señaladas como tóxicas por organismos internacionales protectores del ambiente. En estos estudios ya se señalaba que los análisis 8 químicos sólo constituyen un primer paso para valorizar el riesgo  ecológico y que deben incluirse bioensayos de toxicidad del sedimento dragado para calcular el riesgo ambiental real de una actividad antrópica y la evaluación del impacto ambiental de eventos episódicos como el dragado.

2 – Análisis crítico del área seleccionada para instalación de la planta de regasificación de GNL, en Puerto Cuatreros.

Se detallan a continuación los puntos de vista tenidos en cuenta para las distintas disciplinas.

GEOGRAFIA

La desestimación de la mayoría de los objetivos de los proyectos previos para un parque marítimo y su reemplazo por el uso del suelo  industrial provocaría la pérdida de un área natural relevante para compensar el proceso actual de crecimiento urbano-industrial. De esta manera, el desarrollo industrial proyectado en los límites de  la reserva provocaría la disminución de superficie, funcionalidad ambiental y calidad paisajística, significando directamente un deterioro de los espacios recreativos y de esparcimiento y la pérdida de oportunidades de una nueva urbanización costera.

La futura ocupación industrial de las planicies de marea, derivadas  de las actividades de dragado, la localización de su refulado y de la instalación de la planta regasificadora, en una zona muy cercana a los centros urbanos de General Cerri, barrios Maldonado, Noroeste, Villa Nocito y Loma Paraguaya, crea una situación preocupante en la calidad ambiental de los mismos. Esta situación se podría traducir en un deterioro de las áreas residenciales derivando en la pérdida de la calidad de vida de sus habitantes.

GEOLOGIA

Desde un enfoque geológico el proyecto implica cambios irreversibles. Estas modificaciones, se generarán en primera instancia por la operación de dragado que movilizará más de 11 millones de metros cúbicos de diferentes tipos de sedimentos. En segundo término, la consecuente depositación del material de refulado en los recintos destinados a tal fin ocasionará un cambio definitivo de las planicies de marea que se cubrirán, ya sea con sedimentos modernos de edades Pleistoceno-Holoceno (limo arcillo arenosos) como también con material rocoso fragmentado (toscas de las formaciones Arroyo Chasicó y Pampeano) cuyas edades en conjunto van desde el Mioceno Superior al Pleistoceno y que constituyen los sustratos más duros del canal. El destino predeterminado de las áreas de refulado que serán utilizadas para la implementación industrial impedirá de manera definitiva la posibilidad de recuperación de estos ambientes tanto en  los aspectos morfológicos como geológicos generales. Los sucesivos dragados posteriores, que serán necesarios para mantener el calado de navegación, en especial debido al mayor incremento de este proceso como consecuencia del ensanche y profundización del canal (aumento de la sección), que provocará mayor sedimentación, implicarán continuas modificaciones morfológicas de las características de los fondos y sus perfiles. Las variaciones de altura de marea, aunque fueren de poca magnitud, pueden acarrear cambios en el nivel freático  y consecuentemente, en un área de escasa pendiente, variaciones en las estructuras de las arcillas expandibles y afectar las fundaciones.

QUIMICA MARINA

Para el estuario de Bahía Blanca se cuenta con una amplia información sobre los niveles de concentración de nueve elementos: cadmio, plomo, cobre, zinc, cromo, níquel, manganeso, hierro y mercurio (esenciales y no esenciales), en diferentes matrices bióticas como abióticas y con diferente grado de conocimiento para cada metal y para cada matriz. La adsorción de agentes contaminantes sobre partículas como las arcillas puede conducir a que se concentren en el fondo o sobre las planicies, perjudicando a las especies bentónicas que luego pueden ser re-introducidas en el medio acuoso subyacente por acción mecánica del dragado o por las 10 sustancias químicas producidas por el metabolismo de estos organismos. Las operaciones de dragado, generarán la removilización y posterior vertido de los sedimentos con una contaminación de leve a moderada por metales pesados sobre las planicies de marea. Por lo tanto, el asentamiento futuro de nuevas plantas industriales, crecimiento urbanístico, sistemas de transporte, podrían aumentar significativamente las concentraciones de metales. Sumado a esto, no debe dejarse de considerar el aporte incrementado de residuos cloacales que, como hasta el presente, indica ser la principal fuente de algunos metales al sistema.

En este proyecto se subestiman riesgos asociados al mismo, al no tener en cuenta el impacto que generarán los emprendimientos futuros para los cuales se efectúa el dragado. Por un lado, el aumento de actividad portuaria con buques de gran porte y, por lo tanto, el incremento de desechos de combustibles y aceites, residuos de sentina, contaminación sonora, etc. Por otra parte, no se considera el impacto de la instalación de industrias de diferente género sobre los islotes de refulado confinado.

BIOLOGIA MARINA

Al analizar la localización de la obra en la  zona interna del Canal Principal, el dragado de apertura y mantenimiento provocaría  un impacto negativo en las comunidades microfitobentónicas y fito y zooplanctónicas que allí residen.

Las investigaciones llevadas a cabo en las comunidades microfitobentónicas de las planicies de marea del estuario prueban que las mismas son las principales responsables de la estabilización de sus sedimentos debido a la secreción  de sustancias poliméricas extracelulares, marcando su rol ecológico fundamental en la modulación del intercambio de nutrientes entre el sedimento y la columna de agua y en la trama trófica desarrollada en las planicies de marea.

Estudios realizados sobre la distribución espacial del fitoplancton  han demostrado que la mayor productividad ocurre en la zona interna y que las especies que allí residen son 11 autóctonas de este sector, ya  que existe escaso o  nulo recambio de agua proveniente de la zona externa. Una de las características esenciales que permite la floración fitoplanctónica en la zona de Puerto Cuatreros es la condición somera de la columna de agua, lo que permite una alta relación entre la zona eufótica y la zona de mezcla. Puerto Cuatreros es el sitio en donde se observan los mayores valores de densidad, biomasa, riqueza específica y diversidad.

Históricamente, las mayores abundancias del mesozooplancton (organismos comprendidos entre 200 µm y 20 mm) también se han registrado en la zona interna del estuario, fenómeno íntimamente relacionado con las particularidades ambientales que presenta esta zona (variaciones marcadas de salinidad y temperatura, bajas profundidades, homogeneidad físicoquímica y alta turbidez de la columna de agua debido a la dinámica de vientos y marea, alta carga orgánica y alta biomasa fitoplanctónica) y que brindan el ambiente adecuado para el desarrollo y sustento de las comunidades zooplanctónicas. La actividad de dragado no sólo modificaría las condiciones particulares de la columna de agua restringiendo la ocurrencia de las especies planctónicas, sino que también provocaría la eliminación y/o remoción de los sedimentos acumulados naturalmente en la zona interna. Estos sedimentos constituyen el reservorio de huevos y formas de resistencia  que sostienen el desarrollo de las poblaciones fitoplanctónicas y zooplanctónicas, y permiten la supervivencia de las mismas a largo plazo. Por último, si se considera que el zooplancton del estuario constituye el alimento de especies de peces y bivalvos que sostienen ecológica y económicamente  la actividad  pesquera, la eliminación o modificación parcial o total de esta área, provocaría una alteración en la calidad y cantidad de alimento disponible en la red trófica del sistema y de la plataforma adyacente.

Otro aspecto que se debería tener en cuenta es el aumento en el tránsito de barcos hasta la zona más interna, incrementándose en consecuencia el riesgo de introducir organismos invasores llevados por el agua de lastre.  Se sabe que algunos organismos ya han sido introducidos en el estuario mediante esta vía.

Sobre la base del análisis de diferentes aspectos científicos efectuado por esta Comisión, se considera que el sitio propuesto para el emplazamiento de la planta de regasificación de GNL en Puerto Cuatreros resulta inapropiado. Esta  Comisión recomienda la 12 relocalización de la obra y una evaluación integral del proyecto en armonía con una correcta planificación regional

COMISIÓN CIENTÍFICA DEL INSTITUTO ARGENTINO DE OCEANOGRAFÍA

Integrantes Dr. Salvador Aliotta; Dr. Andrés H. Arias; Dra. M. Sonia Barría; Dra. Anabella. A. Berasategui; Dra. Florencia Biancalana; Dra. Sandra  E.  Botté;  Dra.  Elizabeth Carbone; Biól. M. Sofía Dutto; Dra. Melisa D. Fernández Severini; Dra. Sandra M. Fiori; Lic. Emilio Garibotti; Dra. Susana Ginsberg; Dra. Valeria Guinder; Dra. Mónica S. Hoffmeyer; Lic. M. Celeste López Abbate; Dr. Walter D. Melo; Dra. M. Clara Menéndez; Dr. Elbio Palma; Dra. Elisa R. Parodi; Dr. Gerardo M. E. Perillo; Dra. M. Cintia Piccolo; Dra. Paula D. Pratolongo; Dr. Jorge O. Spagnulo; Dra. Carla V. Spetter.

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com