miércoles, 25 abril, 2018 | 19:20
Noticias Destacadas

Boca goleó a Independiente por 3 a 0

Lo venció 3-0 con un doblete del debutante Juan Manuel Martínez y otro de Silva y por fin pudo festejar tras el regreso de Bianchi. El Rojo continúa sin conocer la victoria en 2013.

Crédito Foto: DyN

Crédito Foto: DyN

Llegaban los dos en perdedores. Con muchos interrogantes a cuestas. Y si bien no había nada en juego, porque el torneo ya era de Racing, para ambos era una última prueba para despedirse del verano. El mensaje que dejó el 3 a 0 de anoche fue claro para ambos: por lo que viene, Independiente arrancará el semestre más complejo de su historia con más de una preocupación en Américo Gallego. El otro, Boca, tendrá de la mano del Virrey y de este equipo más aceitado, la ilusión de volver a ser el mejor de todos.

Esas dos apariciones iniciales de Eduardo Tuzzio entusiasmaron a los de rojo. Un centro rasante del experimentado zaguero hoy devenido en lateral derecho no pudo ser desviado con fuerza por el pibe Leonel Miranda. Luego, dos minutos más tarde, se encontró con un despeje corto de Franco Sosa, pero su derechazo arrancó un par de uhhhh de su gente.

Pero se apagó el conjunto de Gallego. La nafta le duró nada, un puñado de minutos nomás. Se retrasó, se metió muy atrás y permitió que Boca, casi sin proponérselo, lo arrinconara. Y así, a los pelotazos, estuvo cerca de abrir el marcador.

Dos frentazos tremendos de Lisandro Magallán chocaron contra el travesaño y los seguros guantes de Hilario Navarro. Parecía que los de Bianchi estaban totalmente decididos a ir por todo. Parecía…

Es que, extrañamente, después del primer cuarto de hora le costó y mucho sostener el ritmo y encontrar sociedades. Sosa se la pasó sacándose la pelota de encima. Leandro Somoza no pudo convertirse en el eje central y por las bandas no aparecían sorpresas. Walter Erviti por la izquierda se preocupó más por contener que por construir. Y a Ribar Rodríguez, puro empuje y tracción, le faltó claridad en cada trepada.

Desconectados Daniel Montenegro y Ernesto Farías con las buenas intenciones de Miranda, Independiente inquietó poco y nada a Agustín Orion. Un tiro libre del Rolfi que se perdió por poco y una bomba de Fernando Godoy, que apareció sorpresivamente en soledad, que despejó en la línea Matías Caruzzo, fue lo único que Independiente generó en la ofensiva. Poco.

El primer tiempo había entrado en punto muerto cuando Juan Manuel Martínez, en la noche de su estreno con la 7 de Boca, después de juntarse con Santiago Silva, sacó un latigazo de zurda desde afuera del área que se metió abajo, bien abajo, pegadito al palo izquierdo de Navarro. Golazo en su bautismo. Casi nada…

Los dos primeros cambios en el amanecer de la segunda etapa no cambió la ecuación. Ni a Bincahi que sacó a Ribair Rodríguez con una molestia física ni a Gallego que se la jugó con Martín Benítez. El Rolfi pasó a jugar de enlace, Miranda por la derecha y Farías tuvo la compañía de Benítez.

Una palomita alta de Tula y un remate de Osmar Ferreyra después de una, la única, pared que tiraron Montenegro y Farías, que amortizó Agustín Orion, fueorn las dos jugadas más clara para el empate.

A todo esto, Boca, ya estaba agazapado a la espera de liquidarlo con una contra. El ingreso de Pol Fernández parecía una buena opción. El Virrey buscó que, precisamente, buscaran la velocidad del juvenil. Sin embargo, el juego de Boca no fue por la derecha sino por el otro lado. Y desde ahí, entre Erviti y Clemente Rodríguez construyeron una jugada que terminó con un disparo certero y goleador del Burrito Martínez. Gol. Golazo Y en el final otro golazo de Silva y fiesta completa para este Boca que de a poco va encontrando su verdadera identidad.

Fuente: Clarín

Comentá esta nota

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com