martes, 25 septiembre, 2018 | 0:19
Noticias Destacadas

Benedicto XVI renuncia a su papado por falta de fuerzas

Él mismo anunció que abandonará su pontificado el 28 de febrero porque ya no tiene el suficiente “vigor del cuerpo y el espíritu (…) para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado”.

Vaticano-Papa-Benedicto

El papa Benedicto XVI anunció hoy que desde el 28 de febrero renunciará a su pontificado.

“En el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado”, dijo en latín durante un consistorio para la canonización de los mártires de Otranto.

“Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio cetrino”, añadió. Joseph Ratsinger resaltó además que renuncia “con plena libertad”.

La dimisión será efectiva desde el 28 de febrero a las 20 (19 GMT). Entonces comenzará un período de “sede vacante” y deberá ser convocado el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.

El último Papa que había dimitido fue Gregorio XII, quien renunció en 1415 como parte de un acuerdo para poner fin al Gran Cisma de Occidente entre varios papas que se disputaron la autoridad pontificia.

Cuando Benedicto XVI fue elegido Papa a los 78 años -convirtiéndose entonces en el Papa de más edad en ser elegido en casi 300 años- ya tenía previsto retirarse de su función previa, como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, un cuerpo ortodoxo del Vaticano, para pasar sus últimos años escribiendo en la “paz y tranquilidad” de su natal Baviera, en Alemania.

Según el vocero del Vaticano, cuando el 28 de febrero deje de ser Papa, Joseph Ratzinger irá a Castel Gandolfo y luego a un monasterio de monjas de clausura en Roma.

El anuncio prácticamente no tiene precedentes en la iglesia Católica.

Fuente: Agencias

Comentá esta nota

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com