miércoles, 25 abril, 2018 | 11:17
Noticias Destacadas

A Hewlett-Packard, otrora pionera, se la comió la tecnología


El reconocible logotipo que identifica a millones de equipos informáticos en todo el mundo y que, para muchos, es garantía de calidad: “HP”, en no demasiado tiempo dejará de estar presente. ¡Hewlett-Packard deja de fabricar PCs! Derrumbe bursátil, problemas para Intel y un futuro incierto focalizado en los servicios… con Lenovo y Samsung al acecho y los smartphones y las tablets de trasfondo.

La reinvención estratégica anunciada por Hewlett-Packard (HP), líder mundial en fabricación de ordenadores personales (PC), con una cuota cercana al 18%, fue recibida en bolsa con un auténtico jarro de agua fría.

En una semana harto difícil para los mercados, las acciones de Hewlett-Packard se desplomaron este viernes (19/08) más de un 20%, su mayor caída en un día desde 1987, cuando los inversores borraron casi US$ 16.000 millones de valor de mercado del fabricante de computadoras personales en un rotundo rechazo a su plan de reorganización.

Los inversores también parecían perder confianza en su presidente ejecutivo, Leo Apotheker, tras la serie de anuncios del jueves (18/08) que incluían una oferta de adquisición de US$ 11.700 millones, el poner fin a sus esfuerzos en la telefonía móvil y la posible separación de su negocio de PCs, informa Terra.

Esto se sumó a las decepcionantes perspectivas financieras por tercer trimestre consecutivo. HP podría también estar poniendo en riesgo las ventas de sus PCs ya que sus clientes podrían huir ante la incertidumbre a rivales como Dell, dijo un analista.

Las acciones de HP bajaron el viernes (19/08) hasta US$ 22,76 marcando la mayor caída en la Bolsa de Valores de Nueva York. Al cierre, las acciones se cotizaron en US$ 23,6 con un descenso del 19,94%, muy por debajo de los US$ 31,39 de cierre del miércoles (17/08), antes del anuncio.

Los inversores huyeron a rivales como Dell, impulsando sus acciones casi un 3%, dado que esperaba verse beneficiada frente al caos de HP.

“Están haciendo demasiadas cosas al mismo tiempo”, dijo el analista de Sterne Agee, Shaw Wu.

“Aún teniendo sentido a largo plazo, HP no debería haber anunciado al mundo que estaba pensando en deshacerse de su negocios de ordenadores personales, el cual le proporciona un 16% de las ganancias”, dijo Wu.

“Por qué querrían hacer negocios ellos si están a la venta”, dijo. “El tener esto en el limbo durante 12 meses va a ser bastante material”.

Además de esto, los inversores están preocupados de que la oferta de HP de casi US$ 12.000 millones por la compañía británica de software Autonomy sea demasiado alta y cuestionan que abandone tan pronto el negocio de telefonía móvil que compró por US$ 1.200 millones a Palm, dijo Wu.

“No hay mucha confianza en la gestión (de Apotheker)”, dijo Wu, advirtiendo que tuvo que rebajar la perspectiva para cada trimestre desde que el ejecutivo se unió a HP. “Esto es una nueva demostración”.

Por lo menos 2 agencias rebajaron la recomendación de la compañía con sede en Palo Alto, California, y 5 recortaron el objetivo de precio, principalmente citando la incertidumbre y los gastos relacionados con la reestructuración.

“Anoche HP puede haber erosionado lo que quedaba de confianza de Wall Street en la compañía y en su estrategia”, dijo Needham & Co en una nota de investigación.

El analista de Gleacher & Co, recortó el objetivo de precio sobre la acción a US$ 39 desde US$ 50, diciendo que “subestimó materialmente la magnitud y tiempo de la metamorfosis”.

Dijo, sin embargo, que HP “está experimentando una sólida estrategia de transformación centrándose en el alto crecimiento, oportunidades en el negocio y mercados comerciales de alto margen”.

Antes de las noticias del jueves (18/08), las acciones de HP ya habían perdido casi un quinto de su valor desde que informó de los resultados trimestrales en mayo.

HP ya puso fin a la producción de dispositivos basados en WebOS como su tableta TouchPad, que no logró atraer a los compradores.

La empresa ha estado luchando con su popular negocio de ordenadores personales, en momentos en que aparatos como el iPad de Apple han estado acaparando la atención de los consumidores.

Otrora pionera, a HP se la comió la inovacion tecnológica de la que no supieron formar parte.

La decisión de HP de separar el negocio de PCs refleja el cambio en el consumo y podría dañar a Intel, el proveedor más grande de chips para ordenadores personales, escribió en una nota la agencia Nomura.

En efecto, el negocio de computadoras personales de Intel se enfrentará a una mayor presión en precios tras la decisión de Hewlett-Packard de abandonar ese negocio.

HP dijo el jueves (18/08) que puede separar su negocio de computadoras personales – el mayor del mundo – dentro de una serie de dramáticas medidas para apartarse del mercado de consumidores, lo que también incluye acabar con su nuevo Tablet PC y comprar la empresa de software británica Autonomy.

El grupo PC Client de Intel, que entrega productos para computadoras personales, aportó el 64% de las ventas del fabricante de chips el trimestre pasado, dijo la correduría.

Nomura dijo que la previsión a la baja de HP para el segundo semestre de 2011, junto a las previsiones débiles de Dell y NetApp, confirma su opinión de que Intel no cumplirá con sus previsiones para el tercer trimestre.

Intel había pronosticado el mes pasado ingresos para el tercer trimestre de US$ 14,000 millones.

Hasta hace nada, solo IBM le hacia sombra a HP ¿Qué ocurrió?

Que los máximos responsables de HP tomaran una decisión como la comentada es algo que seguramente resultaba inimaginable cuando hace ahora una década, en septiembre de 2001, se puso en marcha la absorción de Compaq por US$ 25.000 millones. La operación, que culminó al año siguiente, convirtió a la empresa entonces liderada por Carly Fiorina en el mayor fabricante mundial de computadoras, servidores y los ahora obsoletos PDAs.

Pues ocurrió que los tiempos cambian e incluso los titanes tienen que adaptarse e, incluso, retirarse. Hasta pueden desaparecer. La realidad es que las computadoras (tanto de sobremesa como portátiles y los pequeños netbooks) están de capa caída. Sus ventas se resienten ante el auge imparable de las tabletas y los smartphones.

Quienes, como HP, tienen en su venta una de sus actividades principales han de tomar decisiones drásticas. Y parecen que lo han hecho. HP se especializará en ofrecer servicios y aplicaciones. Tal vez convierta su división dedicada a esta actividad en una empresa independiente o quizás, por qué no, se la venda a cualquier otro competidor. El éxito o fracaso de la conversión dependerá básicamente en su capacidad de ver qué quiere el mercado (o sea, los consumidores).

El anterior primer ejecutivo de SAP, Léo Apotheker, que tomó las riendas de HP el año pasado, explicó que el grupo quiere crecer en el negocio del software, con mayores márgenes que el hardware, y que ahora sólo representa un 2,4% de las ventas.
Futuro de los PC

Apotheker se había resistido a segregar o buscar fórmulas para desprenderse de su división de PC –como ya hizo IBM–, que, además de ser líder mundial, representa casi un tercio de sus ingresos, pero sus menores márgenes respecto al software y los servicios para empresas habrían impulsado la decisión.

Analistas consultados por Bloomberg señalan que la china Lenovo y la coreana Samsung podrían estar interesadas en el negocio de PC de HP, cuyo valor rondaría los US$ 12.000 millones.

Dentro del vuelco estratégico, la empresa dejará de producir su TouchPad Tablet y sus teléfonos inteligentes basados en el sistema operativo WebOS, que no han tenido buena acogida frente al éxito del iPad de Apple, y de otras tabletas rivales.

Pero otra de las preocupaciones de los analistas son las cuentas de HP. La firma dijo que los resultados del cuarto trimestre fiscal y del ejercicio no cumplirán las previsiones de los analistas debido a la debilidad del consumo. Para todo el ejercicio, que concluye en octubre, HP espera alcanzar una facturación de hasta US$ 127.600 millones, frente a los US$ 129.000 millones estimados por el mercado. El beneficio por acción, excluyendo atípicos, oscilará entre US$ 4,82 y US$ 4,86, frente a los US$ 5 esperados por los analistas.

Como bien plantea Antonio José Chinchetru en Libertad Digital, lo que ha ocurrido en esta década para que HP pase de adquirir un importante rival para convertirse en el mayor fabricante de computadoras a dejar de lado este aspecto de su negocio es algo que deberían observar los burócratas de las autoridades de la competencia de todo el mundo.

Ha sido el dinamismo del resto del sector informático el que ha garantizado la libre elección de los consumidores, premiando y castigando a las empresas según su capacidad de adaptarse a los gustos de los potenciales compradores. Esta vez, han sido las personas, no los Estados, quienes han decidido.

“Tendemos a desechar mucho el término ‘era post-PC’, pero está claro que, a raíz del anuncio de HP, estamos más cerca que nunca de esa realidad”, consideró Carmi Levy, analista independiente de tecnología.

“Cuando un incondicional de la edad de oro del hardware básicamente se aleja del negocio en el que se desarrolló, es fácil llegar a la conclusión de que se ha rebasado oficialmente el punto de no retorno”, agregó.

“El paso de HP confirma, por si no estábamos ya convencidos, de que la caja en sí ya no importa”, añadió. “Es el valor del software que hace funcionar esa caja, y los servicios prestados a través de ese software, lo que ahora es más importante y rentable”, finalizó.

Burlas de Michael Dell

El CEO de la firma americana Dell dedica un par de mensajes en su perfil de Twitter para ridiculizar la posibilidad de que Hewlett Packard abandone WebOS y escinda su negocio de PC.

Las consideraciones de uno de los mayores competidores en el segmento de PC, la también americana Dell llamarón la atención. Su CEO y fundador, Michael Dell, ha dedicado a su rival unas irónicas palabras en su perfil de Twitter.

“Si HP separa su negocio de PC… ¿quizás lo llame Compaq?”. Con estas declaraciones el ejecutivo alude a la adquisición de Compaq por parte de HP en 2002, empresa por la que desembolsaron US$ 25.000 millones de dólares. Esta acción suponía un refuerzo de su área de PCs, algo que ahora Apotheker echaría totalmente por tierra.

Dell no se quedó ahí y horas más tardes publicó otro tweet para seguir metiendo el dedo en la llaga. “HP lo llama separación, pero parece como si fuera un divorcio”, señalaba.

El tono jocoso del directivo ha sido compartido por muchos usuarios de Twitter, que han hecho escarnio de la opción de HP por deshacerse de negocios clave como los smartphones, los tablets o incluso su tradicional división de equipos informáticos.

Comentá esta nota

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com