Noticias Destacadas

Tras más de 5 horas, el vice terminó de declarar ante el juez

Al inicio de la audiencia, le leyeron los cargos en su contra. Luego hizo una presentación para que le permitieran filmar su indagatoria, pero el el magistrado lo rechazó

Amado-Boudou-Juez-Captura-TN

El vicepresidente Amado Boudou declaró de manera espontáneadesde las 13 horas hasta pasadas las 18 frente al juez Ariel Lijo, según confirmaron a Clarín fuentes judiciales.

Boudou llegó a Tribunales pasadas las 11, pero las primeras dos horas no declaró porque la defensa apeló el rechazo del juez sobre el pedido para hacer ingresar una cámara. Concretamente, los abogados defensores presentaron un recurso de reposición, que obliga a expedirse al fiscal Di Lello.

Según esas mismas fuentes, el vicepresidente le apuntó al juez Lijo, a la firma Boldt y a la familia Ciccone, tal como había adelantado este diario. “Criticó la investigación y al juez Lijo por no haber querido seguir la ruta del dinero”, dijo una fuente judicial que está presente en la indagatoria.

La audiencia empezó con un primer entredicho entre el vicepresidente y el juez cuando éste denegó al acusado la posibilidad de filmar el acto de defensa con cámaras del Senado de la Nación, tal como se lo habían solicitado los abogados defensores mediante un escrito presentado esta mañana. El planteo presentado  fue el llamado “recurso de reposición”, por lo que ahora debe opinar el fiscal.

El vicepresidente de la Nación no logró entrar con las cámaras de “Senado TV” pues el juez federal denegó hoy al vicepresidente la posibilidad de grabar en video y audio, con equipos propios, la audiencia de declaración indagatoria por la causa de la imprenta Ciccone.

Los asistentes que acompañaban al número dos de la Presidencia no pudieron ingresar al despacho del magistrado y debieron retirarse.

Amado Boudou llegó hoy, pasadas las 11 de la mañana, a los Tribunales Federales para declarar ante el juez Ariel Lijo por la causa Ciccone en la que está involucrado. Según la teoría del magistrado, el vicepresidente habría usado su influencia como funcionario para comprar la empresa que fabricaba billetes, entonces en quiebra, para realizar negocios con el Estado.

Boudou tenía un deseo: registrar su declaración indagatoria con sus propias cámaras. A tal fin hizo una presentación en el juzgado federal para asistir con dos cámaras: una que lo enfocara a él y otra, al juez de la causa Ciccone. La idea, se presumía, era que el vice editara su declaración y luego la replicara en los medios oficialistas. No pudo ser.

Afuera de los tribunales hubo un show K con megapantalla, militantes con banderas (llegaron en varios micros) y un operativo policial con efectivos dispuestos en la entrada principal. Pero la presencia fue escasa y poco después de las 14 horas, el grueso se retiró de los tribunales de Retiro.

Militantes de La Cámpora y la Juventud Peronista, y jóvenes provenientes de los partidos de Berazategui y de Escobar, al sur y oeste de Buenos Aires, encabezaron el despliegue kirchnerista. Mientras tanto, la Corriente Militancia Humanista, el brazo kirchnerista del Partido Humanista, selló los alrededores con carteles que llevan la leyenda “¡Fuerza Amado creemos en vos!”.

Al cruzar la fila de militantes y de medios presentes, el vice ingresó a Comodoro Py haciendo el signo de la “V” y acompañado de cámaras y fotógrafos propios.

Por primera vez en la historia argentina, un vicepresidente en funciones es indagado por la Justicia. Y su declaración es la primera de una serie que continuará mañana con José María Núñez Carmona, el miércoles con Alejandro Paul Vandenbroele, el jueves con Rafael Resnick Brenner y con Guillermo Reinwick y el viernes con Nicolás Ciccone. En tanto, el juez Lijo citó a prestar declaración testimonial a Eduardo Romano para el 18 de junio y a Eduardo Taiá para el 25 de junio.

Fuente: Clarín

Comentá esta nota