domingo, 24 septiembre, 2017 | 18:12
Noticias Destacadas

No es una elección, es un cambio de época

Cristina deja el poder con una de las peores elecciones en la historia del peronismo.

urnas

La derrota es tan extensa que desborda el análisis con un ritmo frenético de cambios encadenados. Luces rojas que empezaron aisladas y en la madrugada terminaron manchando de rojo todo el mapa.

Scioli y Macri, como se anticipó en esta columna, representaban el fin del frustrado experimento neo chavista de Cristina. Pero la historia -se confirmó una vez más- cuando se decide a cambiar no avanza con pasos tímidos, sino que lo hace a saltos.

El triunfo de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires marca el cambio de época en toda su plenitud. La sociedad optó por el cambio y no se quedó a medio camino, eligió golpear al peronismo en el corazón, forzando la mas grande renovación política que esa geografía haya experimentado, luego de casi 30 años de gobierno ininterrumpido.

Vidal se convirtió así en la piedra de bóveda de la ingeniería política que metió a Mauricio Macri en el ballotage, en una inédita paridad con Daniel Scioli, que terminó siendo la cara más visible de una de las elecciones más flojas de la historia del peronismo.

Pero el triunfo fue mucho más amplio y en alguna medida certifica el tantas veces anunciado fin de ciclo. En Mendoza, Macri ganó por casi diez puntos y en Córdoba hizo una elección histórica superando los 50 puntos y sacando más de 30 a sus rivales; así como también ganó en Santa Fe y arrasó en Capital.

¿Qué hizo mal Scioli? Los kirchneristas, fieles a su pensamiento unidireccional, dirán que el problema fue que no “profundizó” lo suficiente, que le faltó compromiso con el modelo, que cayó en la tentación pejotista y otras pavadas por el estilo.

Lo cierto es que una vez más se comprueba que la economía es determinante. Detrás del relato edulcorado que se dicen Cristina y Kicillof cuando se felicitan mutuamente, la Argentina se encamina a su cuarto año consecutivo con crecimiento nulo, con una de las inflaciones más altas del mundo, cero creación de empleo de calidad, restricción de acceso a divisas y bienes, y un entorno macroeconómico destartalado que impide planificar más allá del día a día.

En ese escenario, Scioli tomó una de las peores decisiones de su vida y eligió kirchnerizarse en el preciso momento en el que sus captores ya no tenían fuerzas para seguir reteniéndolo. Enajenó así el voto independiente que con una paciencia sobrehumana le había soportado años de kirchnerismo explícito, en el entendimiento tácito de que cuando llegara “su” momento, los liquidaría sin piedad. No lo hizo y así le fue.

El problema con los cambios de época es que no reparan en temas menores como el esfuerzo, las condecoraciones o los méritos acumulados, sino que apenas contemplan de que lado de la nueva línea, se ubicaron los actores con pretensiones de protagonismo. Sean buenos o peores.

Ahora, para Scioli, Cristina y los suyos, todo será cuesta arriba. Ya no hay refugio garantizado en el amplio presupuesto bonaerense y la Presidencia es una apuesta incierta. Y acaso como pocos en la Argentina, La Cámpora hizo suya aquella famosa frase de la política mexicana de los años del PRI todopoderoso: “Vivir fuera del presupuesto, es vivir en el error”.

Scioli ahora deberá enfrentar un ballotage como derrotado, porque apostó todo al triunfo en primera vuelta y sobrevendió un triunfalismo que este domingo se convirtió en mueca. Deberá además darse a la titánica tarea de revertir esa realidad, acompañado por un dispositivo de poder que empezó a implosionar, en medio de previsibles reproches cruzados. Se sabe que el kirchnerismo es muy solidario a la hora de buscar culpables, afuera.

El problema es que la caída de Aníbal les dificulta la faena que habían empezado a insinuar en las primeras horas de la noche, cuando creían que ellos ganaban la provincia y Scioli iba a ser el culpable del ballotage. Ahora perdieron todos.

Estas allí los impactantes cinco millones de votos que obtuvo Sergio Massa ¿A dónde irán? ¿A quién pertenecen? Massa es probable que haya sido el conducto de un notable trasvasamiento. La alianza que lidera perdió casi 20 puntos en Córdoba que fueron a parar a Macri, pero los recupero en el Norte del país, a expensas del oficialismo. Massa fue un una medida importante, el garante del ballotage conteniendo un porcentaje de voto peronista, que ahora habrá que ver por que opción se decanta.

Pero acaso también hayan ocurrido otras cosas. El kirchnerismo y sobre todo Cristina, gobernaron bajo la convicción de que era posible hacer cualquier cosa y ganar. Fue así como impusieron a un candidato a gobernador involucrado en acusaciones de narcotráfico y asesinatos por encargo. Una locura.

Y con la misma prescindencia, Scioli descuidó aspectos claves de su provincia, en la presunción que su ángel personal todo lo perdonaba. Pero en la madrugada de un domingo de fines de octubre, de un frío inesperado, la sociedad ajustó cuentas.

por Ignacio Fidanza.

Comentá esta nota

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com