Miércoles, 23 Agosto, 2017 | 7:02
Noticias Destacadas

Murió Alfredo Alcón

El actor falleció esta madrugada, en su casa. En su extensa carrera, brilló tanto en el cine como en el teatro.

la-muerte-de-alfredo-alcon

El actor Alfredo Alcón murió esta madrugada en su casa de barrio Norte, tras sufrir una complicación respiratoria. Tenía 84 años y era considerado uno de los actores más importantes del país.

Así lo confirmó esta mañana a la agencia DyN Jorge Vitti, amigo personal del prestigioso actor. En los últimos tiempos, su estado de salud era delicado. Había sido operado en el Sanatorio de la Trinidad hace cuatro meses, a raíz de una infección intestinal, pero no se había recuperado.

Su último trabajo en teatro fue “Final de partida”, de Samuel Beckett, obra que protagonizó el año pasado junto a Joaquín Furriel en el San Martín.

Alcón había nacido en el barrio porteño de Liniers, el 3 de marzo de 1930. Como actor de teatro, representó personajes de William Shakespeare, Federico García Lorca, Arthur Miller, Tennessee Williams, Henrik Ibsen, Eugene O’Neill y Samuel Beckett.

Desde “El amor nunca muere”, de 1955, protagonizó más de cuarenta películas. Con el reconocido director Leopoldo Torre Nilsson, hizo algunos de sus papeles más recordados, como el protagónico de “El santo de la espada” (1970), película basada en la novela de Ricardo Rojas sobre la vida de San Martín.

También con Nilsson filmó “Martín Fierro” (1968), sobre el poema gauchesco de José Hernández; “La maffia” (1972), “Los siete locos” (1973) -Oso de Plata en el Festival Internacional de Cine de Berlín- y “Boquitas pintadas” (1974) -Concha de Plata y Premio Especial del Jurado en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián-, basadas las dos últimas en las novelas de Roberto Arlt y Manuel Puig, respectivamente.

Encarnó también uno de los personajes del filme más taquillero de la historia del cine argentino: “Nazareno Cruz y el lobo” (1975), de Leonardo Favio, con un récord de 3,4 millones de espectadores.

Alcón fue reconocido y querido tanto por el público como por el ambiente artístico, que le otorgó inmumerables distinciones a lo largo de su carrera. Entre muchos otros galardones, recibió el Premio al mejor actor en el Festival Internacional de Cine de Cartagena por “Los siete locos”, y el Premio Cóndor de Plata al mejor actor por sus sendos protagónicos en “Los inocentes” y “Martín Fierro”.

Además, en 2005, la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina le otorgó elPremio Cóndor de Plata a la trayectoria.

Comentá esta nota