Noticias Destacadas

Massa destrozó a Scioli y se cae la propuesta de cogobierno

Lo trató de "alfombra" y "empleado de Cristina". El tigrense dijo que "la gente no quiere continuidad", confirmando que no tiene margen para apoyar al candidato del FPV.

massa-sola-lavagna

Sergio Massa reapareció en público tras las elecciones del domingo y lanzó durísimas críticas contra Daniel Scioli, en una señal contundente de que rechaza la propuesta del gobernador de un cogobierno.

Aunque evitó dar explicitar un respaldo a Mauricio Macri en la segunda vuelta, el ex candidato a presidente por el Frente Renovador no se anduvo con vueltas y destrozó a Scioli. Lo trató de “alfombra” y “empleado de Cristina”, y aseguró que “no puede gobernar nada” si no es el líder de su espacio político. “La gente el domingo dijo que no quiere continuidad”, agregó. Más claro imposible.

“No creo que a alguien que se dejó tratar como alfombra no lo pisen”, afirmó Massa en una nota en el canal América. Luego, en radio Mitre, fue todavía más explícito. “Scioli tiene que tomar la decisión de si quiere seguir siendo empleado de Cristina o quiere ser Presidente”, desafió.

LPO reveló hoy que el mandatario bonaerense envió anoche a un emisario a tratar de sellar un acuerdo de urgencia con el tigrense. La propuesta incluía nombrar a Roberto Lavagna en el Ministerio de Economía y a José Manuel de la Sota en la Cancillería, además de impulsar a Massa para que presida la Cámara de Diputados.

La posibilidad de un acuerdo Scioli-Massa tiene varios problemas. El primero y principal es que el tigrense no confía en el ex motonauta, a quien acusa de ser un incumplidor serial de acuerdo. “Nos cagó cinco veces”, repiten cerca suyo, donde recuerdan las negociaciones previas a los cierres de listas de 2011 y 2013.

Hoy, Massa recordó el segundo episodio. “Scioli me dijo en la cara en 2013 que le tenía miedo al kirchnerismo cuando quería ir junto conmigo. La noche anterior al cierre de listas me dijo que tenía miedo”, contó en el programa de Jorge Lana. “Yo sólo le tengo miedo a Dios”, lo chicaneó.

El segundo problema es que Massa cree que haga lo que haga él, Scioli va a perder. El tigrense cree que el gobernador bonaerense es el pasado, que Macri es el presente, y él es el futuro. Con un gobierno del PRO ese futuro tiene más posibilidades de convertirse en realidad.

El tercer problema es que el massismo del Conurbano ya le hizo saber a su líder que no tiene margen para apoyar al candidato del FPV. En las filas peronistas del FR creen que el triunfo de María Eugenia Vidal cambió completamente el escenario, que hasta el sábado los tenía más cerca de Scioli que de Macri.

Ahora, con la provincia en manos de Cambiemos, creen que es más urgente acordar con Vidal que con Scioli. Mucho más ante la posibilidad cierta de que Macri sea presidente. Se sabe que en el peronismo nadie quiere pegarse a los que pueden perder. Massa lo sabe mejor que nadie.

La reacción de Massa ante el ofrecimiento de Scioli fue inesperada: “Quiero que le pida a mi familia perdón por lo que dijo del atentado a mi casa”. Se refería a una declaración en donde Scioli sugería que el robo al tigrense fue en realidad un autoatentado. “Quiero que pida disculpas en televisión”, dijo el tigrense cuando el emisario sciolista le aseguró que llamaría a Malena Galmarini.

Esta mañana, Massa no ocultó que todavía tiene la sangre en el ojo por ese tema. “Me entraron con un grupo de inteligencia a casa y todavía estoy esperando que Scioli me pida disculpas. Instalaron la idea de autorrobo y el señor fue condenado a 18 años, nadie me pidió disculpas”, contó el ex intendente, que agregó que desde esa época no ve ni habla con Scioli.

Fuente: LPO

Comentá esta nota