Viernes, 18 Agosto, 2017 | 11:31
Noticias Destacadas

Ley de Medios: El 7D en Bahía Blanca

Luego de la conferencia de prensa llevada a cabo la semana pasada por Martin Sabbatella, el delegado local del AFSCA Gustavo Mandará responde todo sobre el 7D y su implicancia en Bahía Blanca.

-En el hipotético caso que el Grupo Clarín no presente un plan de desinversión, luego del 7D que debería pasar con canal 7 de nuestra ciudad?

La ley expresa claramente que un mismo grupo empresario no puede ser propietario de una licencia de TV Abierta y de un servicio por suscripción en una misma ciudad. El grupo Clarín tiene en nuestra ciudad a Canal 7 y a Cablevisión. De uno de los dos, deberá desprenderse. Decidir de cual, por ahora, eso potestad del propio grupo empresario. Como se ha explicado, si no cumplen con la Ley, AFSCA se verá obligado a actuar de oficio para asignar dentro de las normas aquellas licencias en las que un grupo se encuentre excedido.

-y para el caso de canal 9 del grupo Telefónica?

Según explicó el presidente de nuestro organismo, Martín Sabbatella, el grupo Telefé estaría excedido en un porcentaje muy mínimo (un 10 por ciento) a los límites permitidos por la ley, pero a diferencia de lo que sucede con el caso de la dupla Cablevisión-Canal 7 que está taxativamente fuera de la ley, no se puede decir que ese exceso se deba a Canal 9 de Bahía Blanca ni a ningún otro canal del país en forma específica. Si efectivamente están excedidos, por ahora, el mismo grupo empresario tiene la posibilidad de ver como se adecua a la norma.

-Telefónica al ser un servicio publico, puede tener licencias Audiovisuales?

Ese fue uno de las primeras discusiones que se plantearon cuando se debatió la ley y una de las concesiones que se tuvo que hacer para obtener los consensos que permitieron aprobarla por amplísima mayoría puso límites claros a esa cuestión. Resolver este tipo de cuestiones, exceden ampliamente las facultades de la delegación local de nuestro organismo, pero hasta donde sabemos, no habría incompatibilidades en este caso.

-Que pasaría con Cablevisión en nuestra ciudad?

En jurisdicción de nuestra delegación hay varias sucursales de Cablevisión: Bahía Blanca, Punta Alta, Coronel Dorrego, Tres Arroyos, Coronel Suárez, González Chavez, etc. El grupo Clarín se encuentra excedido casi 10 veces respecto a la cantidad de licencia que la ley le permite poseer. Por ahora, tiene la facultad de desinvertir según su propia decisión y conveniencia. Si no aprovecha esa alternativa, será AFSCA la que deberá resolver, pero aún es prematuro decir con qué alcances.

-Hay mas de 3 licencias por titular de radios en Bahía Blanca?

No, en Bahía Blanca no hay ningún titular que tenga más de tres licencias ni de radio ni de ningún otro medio bajo un mismo nombre. Si hay alguna situación en las que hay varios miembros de una misma familia que tienen cada uno una licencia y hay varios medios funcionando en un mismo espacio físico, pero de cara el 7-D todavía eso no es materia de análisis.

-Cómo se aplicará en caso de detectarse lo mencionado anteriormente o en presencia de eventuales testaferros?

No lo sabemos todavía. Es algo que excede nuestras facultades. La delegación AFSCA de Bahía Blanca, sea para esto o para cualquier otra situación, está dispuesta a cumplir con lo que le indiquen de AFSCA Central. No tiene autonomía para resolver o siquiera indagar sobre una cuestión de esa naturaleza sino recibe el respectivo mandato.

-Sabbatella en la conferencia de prensa dijo que la Ley entra plenamente en vigencia el 7D, cosa que no es del todo cierta, ya que el único articulo impugnado es el 45 y el 161 por el Grupo Clarín, por lo que la Ley está plenamente vigente. Que se ha hecho al respecto de las radio “irregulares”?

Respecto las radios irregulares lo primero que se ha hecho es un censo de medios operativos, autorizados y no autorizados. A estos últimos se les aclaró que participar del censo no equivalía a obtener una licencia o permiso alguno, pero también que no responder a la requisitoria dejaba afuera de cualquier trámite futuro de cara a una posible normalización de la irregularidad. Eso se llevó a cabo entre 2010 y, con algunas prórrogas, se extendió hasta principios de 2011. Luego, se suscribió un convenio para que entrecruzar los datos con la AFIP para evaluar la situación impositiva y previsional de los medios censados y en ese ínterin se está actualmente. Bahía Blanca es una de las zonas del país declaradas como de “alta conflictividad” en materia de congestión del dial de frecuencia modulada, y por eso, una serie de planes que se llevan a cabo en otros puntos del país donde “sobra aire”, por decirlo de alguna manera, aquí no se han implementado. AFSCA no niega, como he leído por allí, ni se desentiende de la situación planteada por la proliferación de emisoras irregulares. Sí procede con una lógica moral irreprochable: no se le puede “caer” con todo el peso de la ley a una emisora barrial que se instaló y funciona sin permiso, cuando hay un grupo empresario que está excedido en cientos de licencias y se niega a cumplir con la ley en forma sistemática. Por eso, también es simbólico y profundamente significativo el 7-D: si se logra que los “grandes” queden dentro de la ley, habrá un derecho incuestionable para avanzar hacia otras cuestiones más pequeñas pero no por eso menos importantes. La misma situación de congestión que en Bahía Blanca, se da, aún con más gravedad, en otros puntos del país y a nadie le conviene ese caos: primero a los oyentes o usuarios de medios, que son los principales beneficiarios y destinatarios de la ley, luego a los propios empresarios y al mismo tiempo a los anunciantes. Por otro lado, no es un detalle menor que ahora hay una ley vigente, y como tal, cualquiera que sienta que están siendo vulnerados sus derechos, licenciatario, oyente o anunciante, puede acudir a un juez para que dictamine si esa vulneración debe ser resuelta. Hasta antes de la Ley, los jueces dictaban “amparos” porque no había una norma acorde a los tiempos que corren. Ahora eso ya no sucede, porque hay una ley de la democracia y votada en concordancia con los usos y necesidades de la época.

Comentá esta nota