Noticias Destacadas

El fiscal Nisman apareció muerto a horas de declarar en el Congreso

El fiscal de la causa AMIA fue encontrado sin vida en el baño de su domicilio de Puerto Madero. Habría fallecido de un tiro en la cabeza. Mañana tenía que declarar en el Congreso sobre la acusación contra la Presidenta.

nisman-cuerpo

Una gravísima crisis política de insospechadas derivaciones de abrió esta madrugada cuando se confirmó que el fiscal especial para el atentado a la AMIA, Alberto Nisman, fue encontrado sin vida en el baño de su domicilio de la torre Le Parc de Puerto Madero, al parecer según las primeras informaciones, con un balazo en la cabeza.

El fiscal debía declarar mañana en la Cámara de Diputados sobre la acusación contra Cristina Kirchner por encubrimiento de los iraníes acusados de ser los instigadores del atentado a la mutual judía.

De hecho, el kirchnerismo había anticipado que iba a ir “con los tapones de punta” a la reunión convocada por la macrista titular de la Comisión de Legislación Penal, Patricia Bullrich. Incluso, los kirchneristas intentaron que la reunión fuera abierta para que Nisman se viera imposibilitado de revelar secretos de Estado que comprometerían aún más la posición del Gobierno en el encubrimiento.

La inminente presencia de Nisman en Diputados ampliando la denuncia contra Cristina, le da a su trágico final un volumen político que lo equipara con episodios como el “suicidio” del empresario Alberto Yabrán durante el gobierno de Carlos Menem o el asesinato de Kosteki y Santillán durante la presidencia de Eduardo Duhalde.

La muerte de Nisman fue confirmada a LPO poco después de las 1.00 de la madrugada por una fuente de la Procuración, dos fuentes del Gobierno y una de la oposición. A las 3.30 el juez que intervino se lo confirmó por su parte a TN.

Según los datos a los que se accedió hasta este momento, Nisman falleció de un sólo balazo en la cabeza -apareció un sólo casquillo-, fue encontrado su cuerpo en el baño y sobre la mesa estaban los papeles de la causa Amia, como si los hubiera estado repasando antes de su presentación de mañana.

Cuando descubrieron el cuerpo en su departamento de Azucena Villaflor al 500, ya habían pasado varias horas de su fallecimiento. El primer funcionario en aparecer en el lugar fue el secretario de Seguridad, Sergio Berni, que días antes había tenido declaraciones furibundas contra Nisman.

Lo curioso es que la causa haya recaído en el juez de instrucción Manuel de Campos cuando por tratarse de la muerte de un fiscal federal, debería haber intervenido la justicia federal. De Campos es un juez muy cercano al secretario de Seguridad Berni y trabajaron juntos en la causa del club Boca.

Una vez confirmado el deceso, empezaron las repercusiones políticas. Despues de las 3.4o, se acercó a la domicilio la diputada Bullrich que pidió “preservar las pruebas” y proteger al equipo de Nisman, según afirmó en Twitter.

Lo notable es que nadie del Gobierno ni la ultrakirchnerista procuradora Alejandra Gils Carbó -jefa de Nisman-, dijeron nada sobre el impactante hecho. De hecho, el habitualmente locuaz secretario de Seguridad, poco después de las 4.00, Berni dejó el lugar sin hacer declaraciones.

La versión había empezado a trascender en las redes sociales alrededor de la medianoche, anticipada por el periodista del Buenos Aires Herald, Damián Patcher. Luego tomó fuerza cuando el secretario de Seguridad, Sergio Berni, se acercó a la torre de Puerto Madero, en medio de un fuerte operativo policial que acordonó la zona.

El impacto político del hecho es de consecuencias impredecible si se tiene en cuenta que con su denuncia puso contra las cuerdas a la presidenta Cristina Kirchner, a su canciller Héctor Timerman, al líder de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque y al piquetero y aliado del régimen iraní, Luis D´Elía.

En el lugar se hizo presente el juez De Campos, la fiscal Viviana Fein; el jefe de la Policía Federal, Román Di Santo; autoridades de Prefectura y especialistas de la Policía Forense, que iban y venían del departamento con bolsas y portafolios.

Comentá esta nota