Noticias Destacadas

El deseo de verlo hocicar a Massa

El deseo de verlo hocicar a Massa

eldeseodeverlohocicaramassaPersiste el deseo voluntario de trabajar sobre el estancamiento de Sergio, titular de la Franja de Massa.
La tarea no está reservada sólo para La Doctora y sus apóstatas. Los que frontalmente designaron a Sergio como el Enemigo, cliquear.
También Daniel, El Esmerilado (por La Doctora), Milagro-Scioli, percibe, según nuestras fuentes, el debilitamiento de Sergio.
En simultáneo, JA, su encuestador de cabecera, le confirma que los puntos que pierde Massa, La Rata del Tigre, emigran hacia Mauricio, El Niño Cincuentón.
Para algarabía, aquí, de La Doctora. Ya que parece preferir a Mauricio para sucederla.
La política swinger (cliquear) no detiene el ludismo sistemático de “la cambiadita”.

Los Cinco Latinos

El deseo de verlo hocicar a Massa La fantasía del estancamiento de Sergio induce a elaborar otras alianzas. Trascienden en el boliche swinger de intercambios y penumbras. Donde se descuenta que el acercamiento del macri-caputismo con los radicales está cerrado. En su máximo nivel. Ahora a través de Nicky, El Caudillo del Newman.
Es un acuerdo que haría estallar, al menos en dos pedazos, a aquello que nació partido. La esperanza de UNEN. Con la fotografía que evoca a Los Cinco Latinos.
Juntitos. La señora Elisa Carrió -como Estela Raval- en el centro.
Juntitos juntitos. Y los cuatro coristas, que intentan afinar el coro. Binner, El John Wayne de El Hombre Quieto; Sanz, La Eterna Esperanza Blanca; Cobos, El Cleto No Positivo; y Solanas, El Dirigente Universitario.
Aunque Los Cinco Latinos salen de giras por las provincias y hacen el show en los barrios, representan un conjunto de ambiciones desafinadas que confrontan.
Por sus antecedentes, los que la admiran pero no la valoran, confirman que la señora Carrió-Raval se encarga con impaciencia de pulverizar este UNEN. Y creen que después también va a encargarse de demoler la alianza posterior que surja entre los radicales y Macri. A quienes se les incorporaría, también, en la última cambiadita, La Franja de Massa. Sobre todo su titular, Sergio, al que planifican confiarle, según nuestras fuentes, la gobernación de Buenos Aires, La Inviable.
Aunque ser gobernador de La Inviable es más difícil que ser Presidente de la Argentina el traspaso sería, para Massa, una suerte de devaluación.
El deseo de verlo hocicar a MassaEl ticket sería invencible. La fórmula vociferada Macri-Sanz, para la presidencia, con Massa para la gobernación.
Lástima que la brillante idea choque con el obstáculo de la realidad. Resulta ilusorio pensar que después de haber vencido a La Doctora y a Scioli, el titular de la Franja decida conformarse con el caramelo de madera de la gobernación. Esto sólo puede entenderse a través del deseo voluntario de verlo hocicar a Sergio.
Por la supuesta incapacidad de Massa para generar más confianza de la que conquistó hasta aquí. Y conseguir los trascendentales 100 millones de dólares que se necesitan para encarar una larguísima campaña presidencial, que incluye la demencia de las PASO y la final de verdad. Son los números que se transmiten sin gran confidencialidad, desde las contabilidades separadas de Daniel y de Mauricio.

Diferencias espirituales

El dinero, en general, suele ir hacia donde no hace falta. Nunca hacia aquel que lo necesita.
Cuando disminuye la confianza, o cuando apenas se estanca, o se instala una meseta, de manera automática se deja de poner.
El deseo de verlo hocicar a MassaEl fenómeno misterioso se percibe entre las reticencias de determinados mini-gobernadores asociados a La Franja. Los que no ponen el óvolo que se comprometieron a poner. Como si los mini-gobernadores se hubieran acostumbrado a la idea de pensar que el dinero, como en el remoto principio, sobraba. Y que iba a mantenerse la rutina de los aportadores vocacionales. Los que se amontonaban para poner, como si en Tigre estuviera la puerta 12.
Es precisamente aquí donde se marcan las diferencias espirituales de Sergio, con las sensibilidades de Mauricio y Daniel. Sergio hoy no tiene gestión. El parlamento no excita a nadie, y con la esfera pasada de Tigre como Tierra Santa no alcanza.
En cambio tanto Mauricio como Daniel manejan los dos presupuestos más importantes. El Artificio Autónomo y La Provincia Inviable. Abundan los entusiastas necesitados de quedar bien y garantizarse, en lo posible, el pragmático sentido de la continuidad.

Celebridades

El deseo de verlo hocicar a MassaPor más política swinger que cope las cambiaditas de la noche, el acercamiento que se descarta es entre Mauricio y Daniel. Pese a que la señora Juliana y la señora Karina, las bellas mujeres de ambas celebridades, son excelentes amigas que comparten la mundanidad de Proust, y hasta se dispensan el afecto de las chicas de Puig.
Ocurre que las dos celebridades aspiran a la presidencia, y ninguno de ellos puede dar un paso atrás. Se quedaría afuera.
Es que las celebridades tampoco pueden repetir la posición actual. Son de reelección prohibida. Como La Doctora. No les queda otra alternativa que confrontar.
Y es Macri quien ocupa la centralidad de la política swinger. Porque La Doctora, acaso la máxima celebridad, prefiere tenerlo de rival, en 2019. Mientras Daniel, en cambio, cree que va a tenerlo a Mauricio como prioritario rival en 2015.
Porque Daniel también piensa -como Mauricio y La Doctora- que Sergio no podrá mantener la postura hasta el final. Que cuando haya que poner la pasta espiritual no pueda, en definitiva, postularse. Y es de tal magnitud el rencor de La Doctora hacia Sergio que ni siquiera lo va a aceptar como gobernador de La Inviable. Para pesar del prolífico escritor Eduardo Duhalde, El Piloto de las Tormentas (generadas). Aparte Daniel lo prefiere, como gobernador, llegado el caso, a Randazzo, El Loco de la Florería. Aunque también tiene candidatos para elegir -o elevar la consideración de La Doctora- como Martín Insaurralde, El Bataclano, Francisco de Narváez, El Caudillo Popular, y el simpático más consistente, don Santiago Montoya, La Celebridad de Córdoba.

Para que se cumplan las conjeturas

Mientras tanto La Doctora, a pesar del estado lazarista del cristinismo (cliquear), cree haberse fortalecido por castigar a billetazos crueles a los cretinos de Repsol. Y ahora hasta a los decadentes del Club de París.
El deseo de verlo hocicar a MassaCon algo más de oxígeno se prepara para agudizar el esmerilamiento cotidiano hacia Daniel. A través de la cuerda que se propone darle a Sergio Urribarri, El Padre del Marcador. A Domínguez, El Lindo Julián. Y hasta a la broma inerte del Chivo Rossi, el mejor de los ministros del general Milani. Expresiones del kirchnerismo que ayudan a lacerar a Daniel para fortalecerlo a Mauricio, el Sucesor ideal que permita a La Doctora alucinar con repetir el “mito bacheletiano” (cliquear).
Consta que se programan inauguraciones conjuntas de La Doctora y Mauricio. Con el objetivo de presentarlos como dos celebridades que disienten pero conviven. Y muestran gestión.
Mientras tanto El Wado y el chico Álvarez, El Soberbio de Lanús, se encargan de liberarlo a Mauricio de algunas molestas cuestiones judiciales que le enturbian el zapato.
Para que se cumplan las conjeturas sólo hace falta el indispensable requisito previo. Anular a Massa. Congelar la idea del estancamiento. Magnificarle, incluso, las dificultades.

por Oberdán Rocamora.

Comentá esta nota