Miércoles, 23 Agosto, 2017 | 6:58
Noticias Destacadas

El conflicto con la justicia y Clarín

por Rosendo Fraga.

rosendo-fragaEl Poder Judicial se ha transformado en el conflicto político más importante del oficialismo y tiene entidad institucional. La idea expuesta por la Presidenta de que hay que democratizar la justicia, en palabras del senador nacional oficialista que integra el Consejo de la Magistratura (Fuentes), es no puede ser que los miembros del Poder Judicial sean los únicos que no son elegidos y que deberían ser sometidos a revisión. Un diputado nacional oficialista (Recalde) dijo que los cambios necesarios en la justicia deberán hacerse, algunos en la reforma constitucional y otros por ley. Las últimas reformas constitucionales en Venezuela, Bolivia y Ecuador han establecido con distinto alcance la elección de jueces por voto popular y su vigencia es por períodos similares a los que rigen para los poderes Ejecutivo y Judicial. Así, quien controla el resultado electoral pasa a controlar el Poder Judicial, terminándose con su independencia para controlar a los otros dos poderes. La Presidente ha dicho que los jueces nunca se condenan a si mismos, utilizando el impacto social del fallo absolutorio de la justicia tucumana en el caso Marita Verón para generalizar las críticas hacia la justicia en su conjunto. En cuanto a la controversia sobre la ley de medios, el fallo de primera instancia favorable al gobierno implica que será finalmente la Suprema Corte la que resolverá. Ha sido el propio Presidente de la Corte (Lorenzetti) el que ha respondido a la crítica de Cristina, diciendo que la justicia no es una corporación, que los jueces no están actuando por intereses personales e instando a respetar los fallos.

El conflicto con el Grupo Clarín ha pasado así a un segundo plano y la aplicación de la ley de medios se dilata. El fallo del juez subrogante de primera instancia (Alfonso) declarando la constitucionalidad de los artículos controvertidos de la ley de medios, rige sólo durante el sábado y domingo, ya que a primera hora del lunes los abogados del Grupo Clarín presentan la apelación ante la misma Cámara que el 6 de diciembre prorrogó la cautelar a su favor y que el Jefe de Gabinete (Abal Medina), en un acto de la agrupación oficialista Carta Abierta, calificó de Cámara de mierda. El AFSCA comenzó a aplicar de oficio la ley es un gesto simbólico, que puede ser interrumpido judicialmente. Será la Suprema Corte la que, por apelación de la sentencia de segunda instancia u otro mecanismo, terminará emitiendo el fallo definitivo y eso llevará tiempo. El máximo tribunal estaría dividido y no hay indicios claros acerca de cómo fallaría, concluyendo con este conflicto que en la justicia se dilata con final abierto. Lo cierto es que la aplicación de la ley de medios se ha complicado y el AFSCA todavía no ha resuelto qué hará con los plazos de los veinte multimedios que presentaron sus propuestas de desinversión.

La candidatura de Scioli crece como alternativa a la reelección de la Presidenta, pero el Cristinismo está cerrando filas para impedirla. Para el oficialismo, cuyos movimientos encabezados por La Cámpora se agrupan en Unidos y Organizados (UYO), la reforma y reelección siguen siendo posibles, por lo cual el gobernador bonaerense se está adelantando. Si no hubiera reelección, buscaría bloquear a Scioli con un candidato propio al estilo de lo que puede ser Abal Medina, y si no lo logra prefiere que gane un opositor como Macri antes que otro peronista llegue al poder generando un nuevo liderazgo que anule al anterior. Es la misma estrategia que tuvo Menem al preferir la presidencia de De la Rúa a la de Duhalde. El 14 de diciembre se reunió el Congreso del PJ bonaerense. Sobre casi mil congresales concurrieron dos tercios, que se mantienen alineados con la Casa Rosada. Estuvieron ausentes los congresales de Massa y Scioli, quien en su discurso resaltó su lealtad a Cristina. Al día siguiente el gobernador reunió cerca de 40.000 personas en un acto en el mega-estadio de La Plata, en el que actuaron cantantes populares y fue coreado su nombre por los asistentes. Sin confrontar con Cristina, se diferenció al decir quiero unir y conciliar, no enfrentar. Sus voceros informaron que un centenar de ómnibus que transportaban gente que iba al acto no pudieron llegar al ser frenados por un control vial de la Gendarmería. La reunión de Scioli con disidentes del PJ fue vista por la Casa Rosada como un nuevo desafío.

La seguridad en sus múltiples manifestaciones irrumpe como un factor con incidencia política al finalizar el año. Los delitos aumentan -pese a que el oficialismo lo niegue- y el reclamo social por ello se incrementa. La Presidente responde responsabilizando por ello a los jueces y utilizando el tema como parte de su campaña contra ellos. Los incidentes frente a la Casa de Tucumán en la Ciudad de Buenos Aires por el caso Marita Verón arrojaron 23 policías antimotines heridos y ningún manifestante lesionado o detenido. El hecho produjo la renuncia del Jefe de la Policía Federal, desconforme con las órdenes del Secretario de Seguridad (Berni) que impidió actuar en su apoyo. En los saqueos de los hinchas de Boca en el centro de Buenos Aires también fueron heridos más de 20 policías y no hubo heridos ni detenidos entre los saqueadores (otra inacción criticada por el jefe policial saliente). Al mismo tiempo, las diferencias entre la ministra de Seguridad (Garré) y el secretario Seguridad escalan. En este contexto, Hugo Moyano ha denunciado que infiltrados podrían generar actos de violencia en la marcha del sindicalismo opositor que tiene lugar el 19 de diciembre. El dirigente camionero negocia para sumar a la UCR a la marcha que reclamará la universalización de las asignaciones familiares y parece haber definido su objetivo electoral para 2015: que su hijo Facundo sea el candidato a Vicepresidente de una coalición opositora.

En conclusión: el conflicto político con el Poder Judicial es hoy el más importante para el oficialismo y tiene entidad institucional; la confrontación con el Grupo Clarín pasa a segundo plano y dependerá en última instancia de una decisión judicial definitiva que emitirá en semanas o meses la Suprema Corte; Scioli sigue manejando con eficacia su ambigüedad, mostrando alineamiento con Cristina en la reunión del Congreso del PJ bonaerense y diferenciándose en su acto en La Plata; por último, la seguridad es un factor de tensión con incidencia política y Moyano denuncia el riesgo de que irrumpa en la marcha del sindicalismo opositor del 19 de diciembre.

Comentá esta nota