martes, 19 septiembre, 2017 | 12:18
Noticias Destacadas

Cristina ordenó a Alicia acordar con La Cámpora

La presidenta le exigió a su cuñada que encolumne a las agrupaciones de jóvenes peronistas, entre ellas Kolina, bajo el mando de la organización creada por Máximo Kirchner a un mes de la renovación de las autoridades del PJ nacional. La presión a los intendentes y la resistencia del Movimiento Evita.

A partir de ahora todas las agrupaciones deberán confluir en La Campora.

Cristina Kirchner quiere cerrar filas en la juventud kirchnerista, el espectro en el que depositó mayormente su confianza para su segundo mandato. La presidenta envió la orden para que todas las agrupaciones de jóvenes peronistas se encolumnen detrás de La Cámpora, la organización de jóvenes K que creó su hijo Máximo.

La estrategia de Cristina consiste, tal como hizo con la conformación de las listas que compitieron en las elecciones del año pasado, en promover el ascenso de La Cámpora en la estructura del partido justicialista.

Es que en marzo se renuevan las autoridades del PJ nacional que preside Daniel Scioli y ante la renuncia de Hugo Moyano al frente del PJ bonaerense también se especuló con adelantar el recambio de autoridades del partido provincial.

Es por eso que la presidenta instruyó a su cuñada Alicia Kirchner para que la ministra de Desarrollo Social apure el traspaso de las agrupaciones de jóvenes peronistas a la órbita de La Cámpora.

Tras recibir la orden, Alicia envió automáticamente un comunicado la semana pasada en el que defendió el nombramiento de jóvenes como funcionarios en organismos y empresas del Estado, como sucedió en la Sigen, la agencia oficial Télam y Canal 7.

La cuñada de la presidenta luego reunió a las segundas líneas de su ministerio para transmitir el mandato de la presidenta. El ministerio contiene en su planta a buena parte de la agrupación Kolina, fundada por Alicia, cuya composición es en un 90 por ciento del espectro juvenil.

La intención de Cristina es que además de Kolina, otras agrupaciones peronistas transfieran su sector juvenil a La Cámpora. El camino lo allanó la JP bonaerense que encabeza José Ottavis, hoy vicepresidente de la Legislatura provincial, que se plegó a los preceptos de la organización que preside Andrés “El Cuervo” Larroque.

Del mismo modo, otras agrupaciones como JP Liberación y Peronismo Militante ya están prácticamente bajo la tutela de los camporistas.

Distinto es el caso de agrupaciones como el Movimiento Evita. En el Movimiento que encabeza Emilio Pérsico se resisten a acatar órdenes de La Cámpora, pese a que hace sólo 10 días compartieron el acto en José León Suárez que Gabriel Mariotto utilizó para cargar contra el ministro de Seguridad bonaerense, Ricardo Casal.

La presión a los intendentes

Con el ojo puesto en las estructura del PJ en todos sus niveles, el kirchnerismo ya inició las negociaciones con los intendentes bonaerenses.

La línea que maneja el kirchnerismo es sencilla: los intendentes le deben asegurar a La Cámpora más de la mitad de los cargos del partido local si es que quieren evitar las internas con la siempre deseada lista única.

Por más que los intendentes retengan el PJ en sus distritos, el kirchnerismo los presiona a partir del costo político que tendrían que pagar al enfrentarse con La Cámpora.

Algunos intendentes que tienen más distancia tienen con la Casa Rosada, ya recibieron la advertencia de los referentes de La Cámpora: “no queremos menos de las dos terceras partes de los cargos partidarios, sino iremos a internas y hay que ver qué intendente se anima a enfrentar a Cristina”, sostuvo a LPO un miembro de la organización fundada por Máximo Kirchner.

Fuente: La Política Online

Comentá esta nota

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com