Noticias Destacadas

Cristina, entre Menem y Bachelet

La Presidenta sufre un goteo judicial como sufrió el riojano que amenaza su legado. El modelo Bachelet.

Crédito: Télam

Crédito: Télam

Cristina Kirchner termina el año con un balance agridulce. Recuperó imagen positiva y sorteó un estallido de la economía, a costa de mandar al país a una, por ahora, moderada recesión.

Logró además posponer la discusión del nuevo liderazgo del peronismo a fuerza de licuar la idea del unicato de la candidatura de Daniel Scioli, en una guerra fría que todavía tiene mucho para dar.

Son buenas noticias para el kirchnerismo, entendiendo que viven en el mundo muy angosto de los seis meses de poder real que le queda hasta el día del cierre de listas, cuando la nueva cartografía del peronismo empezará a cristalizarse.

Es sobre estos módicos logros políticos, que regresó a la Casa Rosada una idea inconfesable: Cristina es Bachelet. Se irá de la Casa Rosada con una de las imágenes positivas más altas que se recuerden para un ex presidente argentino y luego de un interinato mediocre de la derecha –Mauricio Macri sería Sebastián Piñera-, regresará por la puerta grande.

Plan que es inconfesable porque Cristina sabe que nadie en el peronismo con poder territorial o la expectativa de conquistarlo, compartirá la vocación por la derrota. Por eso, juega al equilibrio de señales cruzadas sobre dos supuestas estrategias en pugna: Apostar fuerte al candidato propio (Florencio Randazzo) o ir a una negociación final con un Scioli muy condicionado.

Ese es el cuadro chico de los muchos cuadros que maneja Cristina. Randazzo para ganarle a Scioli o para condicionarlo fuerte. Cuadro chico que tiene una obvia conclusión, cualquiera de los dos que se siente en el sillón de Rivadavia, es el nuevo líder del peronismo. Por eso, el plano general, revela una idea más consistente: Gana Macri, ella queda como jefa de la oposición y regresa con gloria, cuatro años después.

El problema de este plan no es solamente su condición de forzosa clandestinidad. El inconveniente central es que aún en una actividad tan egoísta como la política, se requiere un mínimo de solidaridad: La necesaria para evitar el llano, el peor de los infiernos como bien dijo Rulfo.

Bachelet no sólo se fue con una imagen altísima, sino que en el tramo final de la campaña del candidato de su fuerza Eduardo Frei, que venía en caída libre y corría el riesgo de salir tercero, le puso el cuerpo a la elección y mandó a todo su gabinete a reforzar sus chances. Jugó todo su prestigio y le salió bien: Frei logró entrar en el ballotage y el oficialismo perdió la segunda vuelta apenas por poco más de un punto.

Cuando tuvo que volver a disputar el poder, la coalición de centroizquierda de Chile tenía una deuda de gratitud real con la ex presidenta.

Los jueces

El otro problema que enfrenta Cristina, acaso más grave, es su pelea con los jueces, corporizada en el intrépido Claudio Bonadío que hurga demasiado cerca de sus intereses y los de su familia.

El Gobierno, como tantas veces, tuvo un fenomenal error de cálculo con Bonadío. Cuando el juez procesó a Guillermo Moreno decidieron que había llegado la hora de liquidarlo y siguiendo un guión muy poco original, empezaron a publicar notas negativas en los medios kirchneristas. El juez entendió lo que se venía.

“Esto es el prologo del Jury que me van a pedir, empezaron a construirme el caso, pero se olvidan que yo llegue acá de la mano de Corach. A mí no me van a destituir por una causa cualquiera de hace diez años de los Yoma, yo de acá si salgo, salgo por la política”, fue el análisis que compartió el juez con sus íntimos.

Y apuntó directo al corazón: Hotesur. La estrategia de Bonadío tuvo una efectividad del cien por ciento. Hasta las corporaciones más conservadoras de la Justicia, para los que era poco menos que un infiltrado, lo convirtieron en un ícono de la lucha contra las ansias hegemónicas del kirchnerismo. Con la Presidenta y todo el bloque de poder del oficialismo atacándolo, Bonadío pudo decir: Misión cumplida. Su caso está irremediablemente politizado.

El problema que acaso no terminan de dimensionar en la Casa Rosada es que los jueces no tienen que someterse a las urnas. Como los medios, su poder se legitima en la acción ¿Y qué puede caer mejor en la sociedad, un juez que protege a los poderosos o aquel que intenta desnudar sus privilegios?

Carlos Menem sufrió en el último tramo de su mandato, la lluvia ácida de denuncias de corrupción y su posterior amplificación mediática. Un repiqueteo que terminó arruinándole su futuro político, aún cuando como Cristina, conservaba una porción importante de votos.

Paradoja que quedó clarísima en el 2003, cuando en el mismo momento que ganó la primera vuelta, se dio por finalizado su ciclo como actor importante del poder. Subestimar el efecto que las denuncias de corrupción tienen sobre la humanidad de los líderes políticos, es una tentación tan vieja como creerse eterno.

Comentá esta nota