Viernes, 18 Agosto, 2017 | 11:26
Noticias Destacadas

Cristina enfrenta límites mientras Scioli avanza

por Rosendo Fraga.

Durante el mes de noviembre, Cristina Kirchner ha enfrentado cuatro límites a su proyecto político de imponer un nuevo modelo y retener el poder más allá de 2015. En lo político, el 6 de noviembre 107 diputados nacionales de la totalidad del arco opositor -desde el PRO hasta Pino Solanas- firmaron el compromiso de oponerse a la reforma de la Constitución y un eventual tercer mandato de la Presidenta, que había sido firmado por 28 senadores nacionales el último día de octubre. El 8 de noviembre tuvo lugar la protesta convocada desde las redes sociales, con una concurrencia multitudinaria sin precedentes desde el reestablecimiento de la democracia en 1983. El 20 se realizó el primer paro general del sindicalismo en casi una década de gobiernos kirchneristas, con alto acatamiento y centenares de cortes de ruta. Al día siguiente, en New York, el Juez Griesa falló en contra de la Argentina, disponiendo que el 15 de diciembre se pague a los bonistas que quedaron fuera del canje de deuda, llamados en el país fondos buitres. Noviembre finaliza así con fuertes limitaciones al proyecto hegemónico del Gobierno y con un retroceso importante en la viabilidad del proyecto de llevar adelante una reforma ideológica de la Constitución y permitir un tercer mandato consecutivo de la Presidenta. Por su parte, el oficialismo no logró poner en marcha movilizaciones de significación el 17 ni el 22 de noviembre, al preestrenarse y estrenarse la película sobre Kirchner en el aniversario de su fallecimiento.

La consecuencia política inmediata de estos acontecimientos es el crecimiento de la eventual candidatura presidencial de Daniel Scioli para 2015. El gobernador desde mayo viene diciendo que si la Presidente no se presenta a la reelección él será candidato. La consecuencia de estas afirmaciones es que cada día que se hace más difícil la reforma de la Constitución, como ha sucedido en noviembre, más avanza su posible candidatura. Al comenzar noviembre el kirchnerismo, a través del vicegobernador (Mariotto), mantenía una fuerte ofensiva contra Scioli, quien pugnaba por sobrevivir asediado por los problemas de financiamiento de la provincia para pagar salarios y aguinaldos. Ahora, en cambio, los partidarios de Scioli hacen actos en apoyo de su candidatura coreando se siente, se siente, Scioli Presidente, a los que asiste en persona sin por ello dejar de elogiar a Cristina Kirchner. Intendentes y legisladores provinciales comienzan a verlo como alternativa presidencial y en cambio el vicegobernador Mariotto -expresión del kirchnerismo puro en la provincia- no puede impedir la destitución del intendente de Necochea, que es su aliado político. Los allegados a Scioli plantean que busca ser el candidato del peronismo anti-kirchnerista y al mismo tiempo del sector moderado del kirchnerismo. Su problema es que faltan tres años para la elección presidencial y ello es mucho tiempo en la política argentina.

Pero como es su característica, el oficialismo redobla la apuesta y vuelve a insistir con el proyecto de reformar la constitución y habilitar una reelección, aunque esto se haya hecho hoy difícil. Por primera vez un ministro del Poder Ejecutivo -el de Planificación e Infraestructura, Julio De Vido- dijo públicamente en dos oportunidades, durante la semana pasada, que el proyecto sigue vigente. No fue elegido al azar, ya que es el ministro que más representa al peronismo tradicional dentro del gabinete. Dijo que el oficialismo tiene derecho de querer reformar la Constitución y que no hay un candidato alternativo a Cristina para continuar con su proyecto. El fin de semana fue la Presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados (Diana Conti) quien volvió a insistir con el proyecto de reforma y reelección. Por su parte, Mariotto criticó públicamente como un capricho la pretensión de Scioli de ser candidato presidencial en 2015. La idea de Unidos y Organizados -que reúne a las agrupaciones cristinistas encabezadas por La Cámpora- de realizar una movilización para retomar la iniciativa en las calles, fue reemplazada por el preestreno de la película de Kirchner. Lo mismo ha sucedido con motivo del 7D. Pero analizan realizar un gran festival con artistas populares el domingo 9 de diciembre, tanto en apoyo de la ley de medios como para conmemorar los cinco años de la llegada de Cristina Kirchner al poder el 10 de diciembre. Ese mismo día se cumplen 29 años del reestablecimiento de la democracia.

Es el 7D cuando el gobierno buscará imponer su interpretación de la ley de medios, para convertirla en el hecho en función del cual reconstruir el poder debilitado durante noviembre. La Suprema Corte ha decidido no abocarse a la causa por la constitucionalidad de la ley, como ha reclamado el Grupo Clarín, ni a aceptarla mediante el per saltum, como plantearía el Ejecutivo a través de la ley sancionada la semana pasada, que todavía no ha sido reglamentada. No está claro si para ese día la justicia de primera instancia habrá fallado sobre la constitucionalidad al vencer el plazo de la medida cautelar que suspende la aplicación de la ley y difícilmente la justicia de segunda instancia, cuestionada por el Ejecutivo, habrá prorrogado esta medida cautelar. Sin una definición jurídica clara, el organismo estatal que aplica la ley (AFSCA) insiste en que la aplicará de oficio. Es impreciso el alcance concreto de esta afirmación. Esta semana el oficialismo tratará de tener la sanción definitiva en el Senado de la reforma del mercado de capitales, que permite a la Comisión Nacional de Valores (CNV) -controlada por el Ejecutivo- intervenir sociedades a pedido de socios minoritarios -el estado lo es en casi todas las grandes empresas a partir de la estatización de las AFJP- sin orden judicial. La Casa Rosada buscaría utilizar esta norma en el conflicto con el Grupo Clarín.

En conclusión: durante el mes de noviembre el oficialismo ha enfrentado cuatro límites a su proyecto hegemónico, que han tornado difícil -aunque no imposible- el proyecto de reforma y reelección; la consecuencia ha sido el crecimiento de la precandidatura presidencial de Daniel Scioli, quien se ha beneficiado de esta situación utilizando para ello una eficaz ambigüedad; pero el oficialismo como siempre redobla la apuesta, reinstalando a través de sus voceros la intención de seguir adelante con dicho proyecto y criticando las aspiraciones del gobernador bonaerense; en este marco, la aplicación de la interpretación de la ley de medios del oficialismo el 7D sigue siendo la situación a través de la cual busca recomponer el poder que se ha debilitado.

Rosendo Fraga es Editor Responsable de NuevaMayoria.com

Comentá esta nota