Viernes, 18 Agosto, 2017 | 11:33
Noticias Destacadas

“Con Néstor era distinto”

La próxima kermesse del cristinismo y el derecho de Scioli a pelear con Macri.

“Con Néstor era distinto”.
Es la manera más perversa de desgastar, en el peronismo avasallado, el liderazgo ficcional de Nuestra César.
En estado de asamblea, distan, ingratamente, de respetarla.

Elogiar a Néstor, El Furia, en exceso, deriva en el pretexto contundente para establecer críticas, hasta hoy sin explicitarlas, hacia Nuestra César.
Se reitera, con infinitas distancias, el recurso montonero de elogiar demasiado a Evita, pero para tomar distancias del General (ingrato) que iba a echarlos de la Plaza.
Meras perversidades de la política conyugal.
Induce a la sentencia categórica del ocurrente mini-gobernador:
“Cuando en el peronismo comienzan a elogiar a tu mujer, perdiste”.

Hoy se acentúa la diferencia con Néstor. En el trato y, sobre todo,  en la conducción.
Aunque se regocijen, en el fondo, por el fracaso de la tergiversación estética. La película sobre El Furia, que tienen la instrucción de apoyar.

“Se registran largas colas para ignorarla”, confirma otra Garganta.
El film obtiene un conmovedor éxito de indiferencia. De olvido inapelable.

Aluvión La Cámpora

Efectivamente, después de todo, con Néstor, El Furia, era distinto.
Los “muchachos” no tenían que soportar el aluvión acaparador de La (Agencia de Colocaciones) Cámpora. O del “armado” La Kolina, de la Hermanita Alicia, La Fotocopia. De Nuevo Encuentro, de Sabbatella, “el chiquitín nos rompe mas las paciencias”.

En fin, del conglomerado de sellos que convoca el vigente “frepasismo tardío”. Iniciado por aquellos visionarios que cambiaron, en 2002, alos gastados radicales por los experimentados peronistas. Y profundizado por los aventureros que suelen amontonarse técnicamente en Unidos y Organizados.
Con Néstor era distintoTrátase de la “Fuerza Nacional de Incondicionales” (cliquear), que Nuestra César decide utilizar para renovarlos. Desplazarlos. A los “perucas”.
Como si estos queribles atorrantes, los “perucas”, no se cargaran presidentes -al decir de Pica- “desde el moisés”.

Trascendió, al respecto, que otro mini-gobernador del conurbano bonaerense, un peronista ontológico, más bien gordito e ingenioso, junto a otros mini-gobernadores se reunió, para ser exactos en el congreso, con alguno de los camporistas, sagaces distribuidores de golosinas (de caramelos de madera, ligeramente espolvoreados con azúcar impalpable). Le dijo:
“No los entiendo a ustedes. Me toman por idiota. Me piden que les lleve gente a la Plaza y al mismo tiempo me quieren sacar los concejales”.

Tiempo de kermesse

De todos modos, los “perucas” se comprometen a “llevar gente” hacia la kermesse del cristinismo. Para el 9 y 10 de diciembre.
Es organizada, según nuestras fuentes, por Javier Grossman, El Cirquero.
Trátase -Grossman- del ideólogo consagrado en el Bi Centenario.
Es quien supo cautivar, con aquellas mujeres voladoras de la Fuerza Bruta, a la sociedad dispuesta, previamente, a emocionarse.
Grossman fue también fundamental para la invención mítica de Tecnópolis. Es el Parque de Diversiones que enorgullece a Nuestra César, hasta la solemnidad.
Con Néstor era distintoEmerge Tecnópolis como el máximo legado edilicio que registra el paso por la patria de nuestra venerable Reencarnación Egipcia.

Consta que Grossman supo entusiasmar, por intermedio de Oscar Parrilli, El Opaco, a la Reencarnación Egipcia, con el desliz literario de trasladar la Feria del Libro hasta Tecnópolis. Contenía el propósito secreto de rebanarle a Mauricio Macri, El Niño Cincuentón, el escenario del lucimiento cultural.

“La Calle”

Con la garantía participativa de los artistas inventariados del elenco estable, la próxima kermesse del cristinismo emerge como el complemento popular. Para coronar la epopeya innecesaria del 7-D. La fuente de tensión narrativa, para la prosa del relato que se desinfla. O alcanza el paroxismo.

Grossman -El Cirquero-, entre las monotonías estructurales de Oscar Parrilli, El Opaco, planifica ensayar, a través de la kermesse, y por instrucción de Nuestra César, según nuestras fuentes, una respuesta virtual para el desaire colectivo del 8-N.
Cuando “La Calle les habló”. Con espantosa claridad. El día histórico del cambio de poder en China.

Con Néstor era distintoPero el cristinismo dio parte de ausente y ni siquiera se dignó a recibir el acta de los reclamos.
Los que sí registraron el acta son los mini-gobernadores. Los que perciben el malestar en el aire. Del mismo modo que saben detectar el olor penetrante de las calas.
Ellos se sienten paulatinamente incómodos, sobre todo al presenciar el descontento de los sectores de la sociedad que vertebran la economía real. Y les paga, sustancialmente, los impuestos.
Sospechan que como consecuencia de los tropiezos y de la soberbia, “La Calle” les volverá a hablar. Pronto, o cuando lo considere necesario. Con mayor énfasis, acaso, y con alguna propuesta inquietante, innovadora.

“La Calle habló, en todo el país, pero los cristinistas se hacen los burros. Vuelven con el cuentito de la re/re”, confirma otra Garganta.
¿Tendrá que expresarse, “La Calle”, otra vez? Ampliaremos.

El enigma de DOS

Mientras tanto, en el territorio, los perucas aguardan el desembarco de los capitales prometidos por el re/reeleccionista Julio De Vido.
Con los pies -los perucas- transitoriamente en el plato. A los efectos de consolidar la ficción de la fe cristinista.
“Pero con Néstor, eso sí, era distinto”.

Proliferan los peronistas que buscan, según nuestras fuentes, la manera menos explícita de arrimarse hacia Villa La Ñata.
“La residencia de Mancusso”.
Es donde suele hacer los goles el gobernador Daniel Scioli, el líder de la Línea Aire y Sol.

A esta altura, a Scioli no le queda otra alternativa que postularse para ser El Sucesor. A pesar, claro, de la intención de La Sucedida, que supo encajarle el clavel de Gabriel Mariotto, El Calabró de Llavallol.
Otra alternativa consiste en repetir la experiencia infortunada de Carlitos Ruckauf.
Por lo tanto abundan los perucas que tratan de aproximarse a DOS. Todos suponen que la sigla se inspira en el nombre completo. Daniel Osvaldo Scioli.
“Pero no. DOS significa Daniel o Sergio”, confirma la Garganta. Sergio, claro, es por Massa, La Rata del Tigre, que se marea en las vueltas por la rotonda del Cruce Etcheverry.

El derecho de pelear con Macri

Con Néstor era distintoComo El Furia y Nuestra César, Aire y Sol se cree, también, con el derecho espiritual de pelearse con Mauricio Macri, El Niño Cincuentón. Es el adversario escogido.
Estimula, también, “El sueño del Macri propio”, cliquear.

En el reciente “Scioli avanza sobre Macri” –cliquear– se anticipó que Aire y Sol se propone conquistar el territorio del Artificio Autónomo.
A través de dos candidaturas, para 2013, y un cuestionamiento urgente. Para hoy.

Con Roberto Lavagna, La Esfinge, para senador. Y con Jorge Telerman, El Peladito de Badía, para diputado.
Aunque aún le cueste resignarse a Alberto Fernández, El Poeta Impopular que instaló, primero que todos, el concepto medular que signa la columna. “Con Néstor era distinto”.

El cuestionamiento, en cambio, alude a la problemática de la basura. Es el tema indeseable que adquiere su propia dinámica.
Justamente Gorosito, El Consultor, lo advierte desde hace años. Como un predicador en el desierto.
Ocurre que, en el fondo, cuesta entrometerse en el negocio seguro de la basura.
Huele, invariablemente, mal.
Sin embargo, cuando el olor impregna el primer plano de las ciudades, y se amontonan las bolsas de basura en las esquinas, no hay político, ni ciudadano, que aguante.

Por Oberdán Rocamora

Comentá esta nota