martes, 26 septiembre, 2017 | 13:30
Noticias Destacadas

Con el aumento, cada legislador podrá cobrar hasta 522 mil pesos anuales

Es el valor que representa el nuevo salario más la asignación de pasajes que pueden cambiar por efectivo. La suma no incluye los gastos de representación y desarraigo que cobran quienes viven a más de 100 kilómetros del Congreso.

Cada diputado podría cobrar entre 3.750 y 17.500 pesos por sesión. Crédito Foto: DyN

Con el reciente aumento de salarios, los legisladores nacionales pasarán a cobrar un sueldo básico de entre 30.000 y 35.000 pesos mensuales, sin contar adicionales como el desarraigo. Si este año se repite el “agitado” ritmo de sesiones de 2011, cada diputado podría cobrar entre 3.750 y 17.500 pesos por sesión.

Es que la Cámara Baja sólo se reunió ocho veces el año pasado, incluyendo la Asamblea Legislativa de marzo. Más allá de las reuniones de comisión, si el sueldo total se aplicara sobre la cantidad de encuentros, cada legislador cobraría entre 3.750 y 4.375 pesos por sesión en caso de que el Congreso sea tan “activo” como en 2011.

Pero además, los diputados no cobran “presentismo”. Es decir, perciben su salario completo, más allá de que hayan asistido a todas, algunas o ninguna de las sesiones. Legisladores como Diana Conti (FPV), Paula Bertol (PRO), Roy Cortina (Socialismo) o Ricardo Gil Lavedra (UCR) tienen presencia perfecta, con ocho encuentros, según consta en el sitio de la Cámara de Diputados.

Pero otros no fueron tan “buenos alumnos”. Francisco De Narváez y Graciela Camaño (Peronismo Federal) asistieron a sólo 6 sesiones. Ricardo Alfonsín (UCR) y Elisa Carrió (CC) estuvieron en 5 encuentros.

Menos presencias tuvieron Miguel Bonasso (Diálogo por Buenos Aires) y Rafael Ángel López (FPV), con tres cada uno. Y los que más se “ratearon” fueron Ana María Perroni y Juan Carlos Gioja, ambos del kirchnerismo, que asistieron a sólo 2 encuentros.

Cabe destacar que los valores consideran la “dieta” que regirá a partir de este año. Pero al sueldo básico, los diputados deben sumar los gastos de representación y desarraigo, dinero que cobra quienes viven a más de 100 kilómetros del Congreso. Además, cada uno tiene asignados 240 pasajes de avión por año que, si no los usan, pueden intercambiar por efectivo a 550 pesos cada uno, es decir, un total de 132.000 pesos anuales.

Comentá esta nota

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com